Del Colegio, parte 5: Cuestión de Método

Bueno, después de prometer que la siguiente entrega de esta serie de cartas (Ver parte 1, 2, 3 y 4) que seguiría con una discusión de los modelos pedagógicos, no puedo echarme para atrás, pero en pro de la responsabilidad con cualquiera que lea este blog ahora o en el futuro, debo aclarar que no soy pedagogo y que -como en las anteriores -, esta carta refleja mi punto de vista y no una posición oficial.

No es un secreto que muchos de aquellos que pasamos por una educación tradicional desconfiamos bastante de sus métodos como generadora de conocimientos: La clase magistral, la memorización, la evaluación, no parecen potenciar el desarrollo cognitivo en la forma en que una educación formal debería.  Y si a ello sumamos que no usamos buena parte de lo que nos enseñan, y que no nos enseñan una gran cantidad de cosas que requerimos, pues…

0d6a6feeb85577842080edd7568c9ca0
¿El colegio no existe?

Ante este inconformismo, toda una nueva gama de colegios salen a ofrecer metodologías alternativas o experimentales -Ya sea por la sincera preocupación pedagógica de sus directivas o como una respuesta comercial a una necesidad de mercado -, con nombres bonitos que parecen destinados a “encaramar pingos” [1] (Y ha de verse si efectivamente los colegios que usan estos términos para venderse realmente aplican las metodologías que dicen adoptar).

Recuerdo que cuando conversamos acerca de este tema con mi compañero Mike, que sabe bastante más que yo, él me advertía de los colegios demasiado “progresistas” que dejan que los niños hagan lo que quieren y no les dan unas estructuras sólidas y competencias como la disciplina o la tolerancia a la frustración, que en últimas son importantes para abordar un mundo que no necesariamente se pliega a nuestros deseos.

feature-image-kidsstoppress2
Y terminan devolviéndonos unos niños malcriados

Por otra parte, muchas de estas metodologías modernas y experimentales, si bien tienen una fundamentación teórica, tienen también la desventaja de no haberse estudiado lo suficiente como para saber si realmente funcionan en la realidad, porque una cosa es la promesa de venta y otra muy diferente el que estos modelos efectivamente desarrollen las competencias requeridas para el mundo real.  Claramente, muchos padres no tienen ningún interés en permitir que se experimente con sus hijos.

Sin embargo, ¿Cuál probar? Al final, todos esos nombres dicen mucho y no dicen nada, y al buscar un poco más de información acerca de los diferentes modelos y metodologías, aquellos que (Como yo) no somos experto pedagogía terminamos más confundidos, gracias a los términos rimbombantes y totalmente excluyentes para nosotros.

mansplaining
¡Pero claro! Bajo un enfoque constructivista didáctico que favorece la praxis intrapersonal, y bajo las teorías de Vigotsky, es claro que no tienes idea de lo que estoy hablando.

Es por ello que, a continuación, enumero algunas de las metodologías más “vendedoras” que he encontrado en mi entorno, en un lenguaje más o menos coloquial, a riesgo de ser quizás un poco simplista, a fin de aclararlas un poco para neófitos como yo:

Aprendizaje basado en Proyectos

La idea detrás del aprendizaje basado en proyectos (Aplicado en colegios como el Bertrand Russel, el Abraham Lincoln y Qualia) es que el niño aprende mejor a través de la experiencia, particularmente cuando lo que aprende tiene sentido y es aplicable.  Por ello, como su nombre lo dice, el proceso de aprendizaje se basa en darle a los niños una serie de proyectos -Generalmente de cierta envergadura -, preparados por el docente, que generalmente están asociados a lo que se quiere enseñar, y que requieren para su desarrollo de investigación, creatividad, aplicación y de trabajo en grupo.

Habilidades todas muy útiles para el futuro

Ahora bien, lo que se aprende en este tipo de educación está intrínsecamente relacionado con los proyectos seleccionados por los docentes y, en consecuencia, lo que no aparece en los proyectos simplemente no se aprende (Si bien la metodología sí fomenta el que los niños aprendan a buscar la información por su cuenta y a discernir lo que les sirve y lo que no).

Aprendizaje Dialogante

Los colegios de aprendizaje dialogante (Merani, Montemorel) creen firmemente en que el proceso educativo depende, como su nombre lo indica, de un diálogo entre el niño y sus padres, sus profesores, sus compañeros y otras personas de su entorno, en una relación de iguales en la que ambas partes aportan, y por tanto ambas desarrollan su conocimiento, sus valores y su habilidad práctica.  Por esta razón, esta metodología favorece las mesas redondas, los debates, los seminarios y otras experiencias similares.

dialogofamilia-pe

Lo importante aquí es que para adoptar este método como padre, y ser coherente con el método de aprendizaje del colegio, debes estar dispuesto a entablar ese diálogo con tu hijo, como iguales (Y dejar un poco de lado esa figura de educador, o de figura de autoridad).  También tienes que estar dispuesto a negociar con tu hijo.  Si eso te suena, este método es lo tuyo.  De lo contrario, es mejor que busques en otro lado.

Aprendizaje Significativo

El aprendizaje significativo parte del hecho de que cada estudiante, como individuo, ya tiene un conocimiento previo, que tiene sentido (Significado) para él; y durante el proceso educativo toda información nueva se relaciona con ese conocimiento previo, bien sea reforzándolo, complementándolo o contrastando con este, en cuyo caso es el mismo estudiante quien decide si privilegiar su conocimiento anterior, si reemplazarlo con la nueva información o si crear un híbrido de las dos.

aprendizaje-ined21-1
Agregando cada vez nuevos engranajes a la maquinaria

Si vas a meter a tu hijo en un colegio de aprendizaje significativo, como el Nuevo Gimnasio, La Fontana o La Khumbre, lo importante es que al educar a tu hijo nunca descartes sus conocimientos previos: Siempre tienes que partir de lo que ya sabe, dando ejemplos, creando metáforas o generando actividades que se relacionen con ese conocimiento, bien sea para reforzarlo o (Aún más interesante) para retarlo.  Si esto suena a mucho trabajo, quizás éste tipo de colegio no es para ti.

Educación Montessori

Los colegios Montessori, como el Colegio Montessori y el Ekirayá (Pero no el Montessori British School o la Escuela María Montessori) se basan en la creencia de que el niño aprende libremente a partir de su propia experiencia y de su interacción con su entorno; y que por tanto el ambiente en que el niño se desarrolla debe estar preparado para facilitar ese aprendizaje.

img_3121
Como tu jardín, por ejemplo

Por ello, en un colegio de educación Montessori, veremos una serie de materiales educativos estimulantes, llamativos y multisensoriales diseñados para que a través de su interacción y experimentación con ellos el niño aprenda en forma espontánea, libre, autónoma e independiente -A su propio ritmo -los diferentes temas (Generalmente multidisciplinarios), según sus intereses particulares, mientras el profesor guía preparando el ambiente, mostrando cómo usarlo y prestando ayuda cuando el niño lo requiere, pero no fuerza ni interviente en el proceso de aprendizaje.

Para muchos de los padres acostumbrados a una educación tradicional, el método Montessori puede parecer muy “hippie”: ¿Cómo así que el niño aprende sólo? ¿Dónde quedan las clases magistrales? ¿Las materias?  Si tú eres de estos, probablemente este método no es para ti.  Si, por el contrario, para ti es importante que tu hijo aprenda a autogestionar su aprendizaje sacrificando quizás un poco esas estructuras de aprendizaje, de pronto te interese un colegio con este modelo.

Escuela Nueva

maxresdefault1

A diferencia de los modelos anteriores, que parten de una filosofía para traducirse en una metodología, el modelo de Escuela Nueva partió de una necesidad que se vió en Colombia en los años 70, en la que se identificó que en los colegios rurales, en los que había tan pocos niños, no era eficiente tener un profesor en cada grado.

Ante esta necesidad, se plantea un modelo que mezcla a los niños de diferentes grados de conocimiento con el fin de complementar su aprendizaje, dándoles diferentes materiales para que ellos aprendan haciendo y haciendo énfasis (Gracias a su origen) en el agro y en el desarrollo de competencias ciudadanas, a la vez que plantea una relación bastante estrecha entre el colegio, los padres y la comunidad en general.

1-encuentro-escuela-comunidad-y-democracia-1-638.jpg

La llamada Escuela Nueva es quizás el más conocido, y más exitoso, de los modelos educativos flexibles que se han probado en Colombia, y tanto el Ministerio de Educación como la Fundación Escuela Nueva le han venido haciendo seguimiento y desarrollándolo continuamente desde los años 80.  Quizás una de las mayores objeciones sobre este modelo es que los padres deben involucrarse bastante en el proceso educativo.  Si esto no es posible, es mejor descartar este modelo.

Pedagogía Waldorf

Los colegios que siguen la pedagogía Waldorf (Como el Inti Huasi, el Montecervino o el Suaty-Pcuaoa) le apuestan al trabajo manual y artístico (Particularmente el musical), a los materiales naturales y a la interacción con la naturaleza, rechazando el consumismo y la interacción con la tecnología, y creen firmemente en que los procesos de aprendizaje cambian a lo largo del desarrollo del niño.

portada2_34

Por ello, dividen su currículo en 3 ciclos de aprendizaje.  En el primero, hasta los 7 años, se hace énfasis en el aprendizaje a través del juego, las rondas y los cuentos; en el segundo, de los 7 a los 14, se enseña a leer, a escribir, pensamiento matemático, entre otros; y en el tercero, de los 14 a los 21, se pone el énfasis en el aprender a pensar; cubriendo siempre las diferentes materias en ciclos gruesos de varios meses en lugar de crear horarios semanales en los que cada día se alternan diferentes materias.

Al igual que el método Montessori, la pedagogía Waldorf puede sonar quizás un poco “hippie” para algunos padres.  Además, al estar íntimamente relacionada la antroposofía, contiene algunos elementos que no necesariamente son compartidos por todos los padres, y que en algunos casos son abiertamente criticados, como un énfasis en la espiritualidad (Y en teorías controversiales como la reencarnación), una idea de que los colegios adoctrinan a sus niños e incluso -a causa de una triste coincidencia espacio-temporal -una asociación con la ideología nazi.

12670215_941737465902202_6630614180544540392_n

Filosofía Reggio Emilia

La filosofía Reggio Emilia (Colegio Bolívar, Los Portales) es un enfoque para los primeros años (Preescolar) que se basa en la creencia en que los niños construyen su propio conocimiento, a partir de sus intereses, la interacción con otros y con su entorno, y la investigación, en que el juego y el aprendizaje están íntimamente relacionados y, finalmente, en que los niños son capaces de expresar sus pensamientos a través del habla, el dibujo, la danza y otros cientos de formas.

En este entorno los adultos somos observadores y guías, que -al igual que en el método Montessori -facilitamos el entorno, asegurando que se conserve la luz natural, el orden y la bellesa, y que los materiales dispuestos en él favorezcan el aprendizaje.  Igualmente, los adultos debemos aprender a escuchar con respeto las expresiones de los niños, documentándolas y usando sus preguntas para generar oportunidades de aprender y explorar juntos, y buscando determinar y desarrollar sus competencias desde sus intereses particulares.

dellcapture-00000040
Como la pintura, por ejemplo

De nuevo, este enfoque centrado en la autogestión del proceso de aprendizaje por parte de un niño en edad preescolar puede contrariar a algunos padres con ideas un poco más tradicionales, y es importante tener esto en cuenta a la hora de elegir, o descartar, un colegio con este enfoque.

Otros Modelos

Además de las metodologías ya enumeradas, existe otra serie de colegios con metodologías experimentales o alternativas, como el Colegio Fontán, el Colegio Monterrosales, el Colegio Tandem o la Fundación FACE, entre otros; cada uno de los cuales plantea una estrategia diferente y única, que a juicio de cada padre puede ser justo lo que están buscando, o algo que realmente no se adapta a lo que les gustaría para la educación de sus hijos.

millenial-parents-hate-office-1-1080x675
Todo depende de su actitud hacia los diferentes modelos

En últimas, cada familia toma su decisión.  Personalmente, no puedo negar que cada uno de estos modelos me parece interesante, pero también -por otro lado -, me preocupa que una educación demasiado alternativa genere una brecha social o de conocimiento que te excluya; o que te genere unas expectativas irreales acerca de tu entorno.

Te quiere,

Papá

 

Fuentes:

[1] Un término bastante pintoresco que me enseñó alguna vez un compañero del trabajo, que equivale al “descrestar calentanos” de mi mamá, y que significa algo así como engañar a personas ingenuas.

Anuncios

3 comentarios en “Del Colegio, parte 5: Cuestión de Método

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s