Del Colegio, parte 4: “Pequeños” Detalles

(Nota: Desde la publicación de esta carta, le he hecho un par de ajustes que aparecen a continuación, resaltados en azul).

Ayer visitamos a las tías y a la gata Nola. Conversando con ellas de varios temas, hablamos de los temas que ya te he tratado en las tres cartas anteriores (Esta, esta y esta). En medio de mi disertación, mi tía July me dijo que quizás me estaba complicando mucho: Que al final -Algo que, como ya mencioné, comparto -el colegio no es tan determinante, y que debía buscar simplemente uno que fuera cómodo para nosotros.

colegio-san-josc3a9
En lugar de estar buscando casi un pre-universitario

Verás: Actualmente vivimos en una posición privilegiada en lo que respecta a los colegios. A menos de tres cuadras de nuestra casa hay al menos dos colegios de cierto renombre. ¿Por qué complicarnos buscando uno más allá, si era más cómodo para tí a corto, mediano y largo plazo simplemente caminar ese par de cuadras y llegar a tu colegio, o viceversa?

Y es que en una ciudad como Bogotá, la distancia al colegio es un factor bastante importante para tener en cuenta cuando escoges un colegio: Gracias a los terribles problemas de movilidad que nos aquejan, muchos de nuestros niños pasan horas enteras metidos en un bus, esperando llegar a su casa. ¿Y si por el contrario tenemos una caminata de 15 minutos?

antiguo-bus-escolar-lamina-45-x-30-cm-d_nq_np_1800-mlu3584631054_122012-f
Mejor aún: ¿Y si esto nos ahorra el bus escolar?

Y, bueno, esta conversación me lleva a pensar que a veces, más allá del nivel académico, el modelo pedagógico o el renombre de la institución, existen otras variables, mucho más sencillas, que pueden hacer toda la diferencia en cuanto a qué tan adecuado es un colegio para una familia como la nuestra. Por ejemplo:

  1. Bonos, Matrícula y otros Costos

Quizás el primer punto a considerar es que, sea cual sea el colegio a considerar, se encuentre dentro del presupuesto. Si bien es importante que puedas tener “la mejor educación que el dinero pueda pagar”, no tiene sentido que estemos sufriendo cada mes para poder pagar una pensión que claramente no podemos costear.

costo_educacion

Y eso toca mirarlo no únicamente en el costo de la pensión, sino también en el de los útiles, del transporte (Si no logramos ahorrárnoslo), de la alimentación, de los uniformes, de los útiles, de las actividades curriculares. Y peor de todo, el del famoso “bono” que, aunque fue prohibido, se sigue cobrando de manera velada por parte de numerosas instituciones, generando una barrera de entrada para muchos niños en los diferentes colegios.

Además, es importante tener en cuenta que, como la relación con el colegio es de muy largo plazo (Doce años, más o menos), esta decisión también lo es: Recuerdo que personas muy cercanas a mí tuvieron una crisis financiera hace un par de años y de pronto el excelente colegio en el que tenían a sus hijos se volvió impagable… Entonces, la pregunta es, ¿Podemos mantener un flujo constante para el pago de las pensiones y los demás gastos escolares?

2. Nivel Socioeconómico

maxresdefault

Atado un poco al costo de la matrícula está el “estrato” del colegio: Claramente, los colegios más costosos tienden a filtrar a las personas de nivel socioeconómico más bajo, que por obvias razones suelen acceder a los más económicos (Los cuales a su vez no suelen ser seleccionados por las personas de estrato alto).

Aquí lo importante es tener en cuenta que si ingresas a un colegio de un nivel socioeconómico muy alto en comparación a nuestro estilo de vida real, vivirás con expectativas de vida que simplemente tu mamá y yo no estaremos en posibilidad de alcanzar. Como nos contaba alguna vez nuestro amigo Gino, hay realidades que simplemente son complicadas de entender cuando uno no está sumergido en ellas.

paris-with-kids-eiffel-tower
Mis compañeros van de vacaciones a París y yo no…

Lo contrario también es cierto, y es importante tener en cuenta que cuando tú eres uno de los de estrato más alto en un grupo (Como me sucedía a mí en el servicio militar) lo que puedes generar es un cierto rechazo entre tus compañeros. Eso sí, siento que es preferible conocer una realidad menos privilegiada que deslumbrarse con una que termina siendo irreal.

3. ¿Público, o privado?

En este sentido, uno pensaría que un colegio público sería preferible a uno privado… Al fin de cuentas, tu mamá salió de un colegio oficial, y Diego -Uno de mis mejores amigos -también. Pero la decisión no es tan fácil, porque no necesariamente son comparables: Si bien existe la leyenda de que en una época los colegios públicos estaban al mismo nivel de los privados -Como aún pasa con las Universidades -, hoy en día no puedo decir que esto se mantenga.

PRIVADA-PUBLICA.jpg

Uno de los problemas de la educación pública en Colombia es que no existe ningún tipo de rasero para medir a los profesores, básicamente porque los sindicatos de profesores se han negado reiteradamente a ello. El resultado es que no es posible determinar si un profesor está haciendo bien o mal su trabajo, y que por tanto la calidad de la educación es incierta.

Otro problema grave, que claramente es de algunas instituciones pero que por desgracia genera desconfianza en todas ellas, es el ambiente escolar: He escuchado historias terribles, como la que me cuenta mi compañera Tatiana, acerca de la violencia, el matoneo, el embarazo adolescente y otros problemas por el estilo en instituciones oficiales.

francisco-matematico-1200x600
Y, a diferencia de ellos, la historia no se va convirtiendo gradualmente en otra cosa.

En últimas, creo que el colegio público debería ser una opción para las familias que no pueden costear otro tipo de educación. Y no lo digo tanto por esnobismo, sino porque de lo contrario se estaría perdiendo un cupo educativo para una familia que en verdad lo necesita y que le puede sacar el provecho que merece.

4. ¿Religioso, o Laico?

Cuando llegamos a esta pregunta, tenemos una dicotomía que ya involucra las creencias de tus papás: Como sabes, tu mamá es católica y yo soy deísta (Lo que quiere decir que mis creencias son un poco inusuales). Sin embargo, yo salí de un colegio católico y a pesar que no me sentía cómodo con las clases de religión (Ni con los temas religiosos metidos en otras materias, como Educación Física), debo reconocer que el nivel educativo era excelente.

liceo_de_cervantes_el_retiro
Y aquí es donde uno le hace propaganda a su colegio.

Ahora, a pesar que no es un tema que hayamos tratado el tema con tu mamá, creo que el hecho de que un colegio sea católico o laico no es ni para ella ni para mí un factor diferencial para elegir un colegio, o para descartarlo. Ni yo tendría problema con que estudiaras en un colegio católico, ni creo que para tu mamá es un factor necesario en el proceso de selección.

También existen en Bogotá colegios Cristianos, Evangélicos, Hebreos, Mormones y Musulmanes, a los que -por una simple cuestión de coherencia con nuestras creencias y de respeto hacia aquellas de quienes dirigen las diferentes instituciones -no tendría sentido que te inscribiéramos.

5. ¿Militar?

f16045475a1bf42099df5ef752854ca9

El ingreso a un colegio militar tiene mucho que ver con el ideal de fuerza, de disciplina y de rigor que generalmente se asocia con los militares, todos valores bastante deseables para algunas personas. Recuerdo haber hablado varias veces con mi amiga Adriana acerca de su paso por el colegio militar: Ella siente que hubo cosas buenas de su experiencia, que en realidad se le notan en su carácter y en su sentido de liderazgo.

Sin embargo, ya que personalmente odié mi paso por el servicio militar obligatorio (Que, claro, no es lo mismo, pero es suficientemente parecido como para darme una idea), siento que igualmente sería muy poco coherente para mí meterte en un colegio militar.

6. ¿Mixto o de un sólo sexo?

ninos_familia-478x270

Muchos padres dicen que los niños tienen mejor rendimiento académico cuando están acompañados únicamente de niños del mismo sexo, y parece haber una cierta evidencia a favor de esta teoría. Sin embargo, las razones detrás de dicha evidencia no son del todo concluyentes. Al final puede terminar siendo un juego de qué fue primero: La vaca o la gallina.

Personalmente, debo reconocer que en este punto particular tengo un sesgo, y es que -Habiendo sido egresado de un colegio masculino -considero que me faltó desarrollar ciertas competencias para enfrentarme (En el buen sentido de la palabra) al sexo opuesto. Por eso, al menos en mi opinión, la balanza se inclina especialmente hacia los colegios mixtos.

7. ¿Bilingüe?

los-riesgos-de-la-lengua-bc3adfida

Otro factor particularmente buscado entre las personas que buscan colegios para sus hijos es el que estos sean bilingues: Claramente, es mucho más fácil aprender un segundo idioma cuando te encuentras inmerso en su práctica todos los días y -Muy literalmente -tienes que usarlo para sobrevivir. Existen colegios bilingües con francés, inglés, alemán y hasta mandarín, colegios trilingües y muchos que dicen serlo y no lo son.

Personalmente, a pesar que entiendo las ventajas que da un segundo idioma, creo que existen diferentes opciones para aprenderlo, y por tanto no me parece tan determinante que un colegio sea bilingüe (O trilingüe). Ahora bien, tampoco quiero decir que sea un factor que no me interese en absoluto, pero no hará mucha diferencia en mi concepto, excepto (Por razones familiares) si el segundo idioma ofrecido es alemán.

8. ¿Calendario A o B?

10-can-you-solve-it

Colombia, por ser un país tropical, no logra decidirse entre seguir el calendario académico del hemisferio sur (O “Calendario A”, con vacaciones largas a principio de año y vacaciones cortas a mitad), o el del hemisterio norte (El “Calendario B”, con vacaciones largas a mitad de año y vacaciones cortas en Diciembre). Por último, en Colombia también existe el Calendario C, que busca equilibrar el número de días de descanso a principio y mitad de año). Al final, esta diferencia no es tan importante a menos que quieras viajar a países con estaciones de una u otra índole.

Y bueno, al final…

Como vemos, hay muchas sutiles diferencias que pueden ser tenidas en cuenta a la hora de elegir un colegio, y que no necesariamente tienen que ver con el modelo pedagógico (Del que hablaré en la próxima entrega) o con el nivel académico, y que en realidad son decisión de cada familia, de acuerdo a sus gustos, intereses, valores y necesidades.

graf_becas1
Porque, definitivamente, todo tiene que encajar

Personalmente, debo decir que me interesa un colegio privado, ojalá mixto, que se encuentre acorde a nuestro presupuesto y nivel socioeconómico, y que quede cerca de casa (ojalá haya el punto de ahorrarnos el bus); que no me interesan particularmente los colegios militares y los religiosos, con excepción de los católicos; y que el calendario o el hecho que sea bilingüe me es particularmente indiferente.

¿Y para tí, cuales son tus preferencias?

Te quiere,

Papá

Anuncios

3 comentarios en “Del Colegio, parte 4: “Pequeños” Detalles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s