Del Colegio, parte 1: La Madurez

Hablando de temas que obsesionan a las personas acerca de los niños, ya ha pasado un buen tiempo -quizás desde que cumpliste el segundo año -que muchas personas me preguntan si ya he pensado en qué colegio te voy a meter.

skids-graduate-baby
Yo sé, próximamente me estarán preguntando por tu Universidad.

En general, veo una tendencia en muchas personas a pensar que la elección del colegio es fundamental para el futuro académico, laboral y hasta social de los niños.  Varios conocidos ya hicieron su elección o se encuentran sopesando varias opciones, generalmente de colegios de cierto renombre, bien sea por su nivel académico, por su bilingüismo o por su propuesta pedagógica.

A su vez, me he dado cuenta que muchos de estos colegios tienen unos protocolos de entrada bastante rigurosos, con edades iniciales bastante bajas (Desde los 3 años) y con exámenes de ingreso bastante complejos para un niño de tu edad.

aaeaaqaaaaaaaatoaaaajgvjnmm0mtjjlwm5ntqtndu0zi04mji0ltu3yjg3zgm5y2mxmw
Nada como iniciar tu vida académica con un rechazo.

Entre mis amigos que en general pasaron por un sólo colegio siento que es muy fácil percibir que fue el colegio el que determinó muchas cosas: Que les dio el inglés, o los valores, o la estructuración, que en general los hizo quienes son ahora.  Y claro, ¿Cómo van a creer otra cosa si en realidad no tienen un punto de comparación?  Está demostrado que sin importar lo buena o mala que sea tu experiencia, tu cerebro te hará pensar que es lo mejor que te pudo haber sucedido.

Pero personalmente no creo tanto en ese paradigma de que el colegio determina tu futuro: Habiendo pasado por cinco colegios bastante diferentes entre sí -Uno laico con influencia religiosa, un colegio “de garaje” (Muy literalmente), un privado campestre, uno medio experimental en lo pedagógico y uno religioso con una alta exigencia académica -creo que vi suficientes similitudes como para darme cuenta que la selección del colegio no es tan crítica como nos la quieren hacer creer.

6-631x426
Y el orgullo escolar es a veces una tontería

Al final, si bien todas las instituciones tienen un Proyecto Educativo Institucional (El “PEI”), en muchos casos la educación depende más de las personas (De los profesores) que de la institución: Recuerdo mucho las clases de Fernando Cárdenas, mi profesor de física, en las que usaba un resorte plástico de juguete para mostrarnos como funcionan las ondas; las de Martha Agudelo, mi profesora de inglés, que usaba canciones de moda para ampliar nuestro vocabulario; o las de mi profesor de religión de 7mo, que en lugar de inculcarme una doctrina nos daba elementos de filosofía y de religión comparada que siento que eran muchísimo más valiosas…  Y dudo mucho que algo de eso estuviera en el PEI de cada institución.

En últimas, creo que la cosa funciona como en mi gremio…  En la Ingeniería de Software tenemos una medida conocida como el nivel de madurez (El famoso CMMi), que indica qué tan capaz es una empresa de mantener una constancia en la calidad del Software que produce, en la puntualidad de las entregas, en el ajuste de sus presupuestos, etc.  El CMMi va desde un nivel 1, que denota una empresa completamente caótica, que depende de “héroes” para sacar adelante sus procesos, hasta un nivel 5, que implica que la empresa no sólo tiene todos sus procesos estandarizados, sino que los mantiene en un proceso de mejora continua.

f237233dd218a864c366ae9de3bfdd79
Como un relojito

Algo me dice que -sin que personalmente conozca un modelo de medición equivalente -las instituciones de educación funcionan de forma similar: Desde aquella gran mayoría que tiene un PEI de papel que en realidad a nadie le importa, y que dependen más de la calidad de sus docentes que de la de sus procesos; hasta aquellas (Muy pocas) con procesos estandarizados, para las cuales el PEI rige todas sus actuaciones y en las cuales los docentes deben seguir el estándar institucional (Idealmente, sin que eso limite su creatividad).

Lo divertido es que, haciendo el equivalente, ese nivel “máximo” de las instituciones educativas sería únicamente el nivel 3 del CMMi, porque se supone que en el nivel 4 hay una medición continua de los procesos que ayuda a tomar decisiones, y en el nivel 5 hay un interés específico por la mejora continua, algo que en realidad no he visto hasta el momento en ninguna institución.

Diversity Business People Big Data Meeting Discussion Concept
Excepto, quizás, en las plataformas MOOC

Y claro, bajo este supuesto, la elección del colegio sería en su mayoría una lotería, porque sólo las instituciones con cierto nivel de madurez podrían asegurar que su promesa de valor -Sea cual fuere -se cumple a cabalidad: Las demás simplemente dependerían más de la calidad de su planta docente (Y aquí hablo más de su capacidad de enseñar que de sus títulos o sus conocimientos) que de lo que fuera que dijera su proyecto educativo.

Claro, eso no quiere decir que existan criterios objetivos que nos permitan hacer una selección, pero ese será tema de una siguiente entrega…

Te quiere,

Papá

Anuncios

6 comentarios en “Del Colegio, parte 1: La Madurez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s