¡Pin Pum Papas!, Parte 2

No sé si sea un sentimiento generalizado, pero le tengo un cierto desagrado a los grupos de WhatsApp: Las personas pueden abusivamente agregarte a un grupo con gente que no te interesa en absoluto para tratar cualquier tipo de temas que no necesariamente son de tu agrado o competencia, y muchas veces te quedas ahí atado con ellas simplemente porque se te olvida o no puedes salirte por una u otra razón.

tzos8
Aunque en ocasiones puedes desvanecerte silenciosamente

Sin embargo, creo que hay grupos que vale la pena armar, y por eso a finales del 2017, motivado en parte por esa nostalgia que claramente se reflejaba en mi última carta, hablé con Johanna y juntos decidimos crear un grupo de WhatsApp en el que convocaríamos a los miembros del combo “Pin Pum Papas”, con el fin último de volvernos a ver y, tal vez, organizar un nuevo evento después de casi 12 años de no tener uno.

Johanna aportó sus contactos, yo aporté los míos, y por una vez todos parecieron entusiasmados de restablecer contacto después de todos estos años, agregando a su vez a sus contactos.  Planteamos la posibilidad de encontrarnos de nuevo y todo el combo pareció interesado, pero faltaría un catalizador para que efectivamente nos pusiéramos en la labor de coordinar ese encuentro:

anigif_sub-buzz-2342-1504524836-6

Ese detonador fue la visita de Diego, quien vive en España hace ya varios años.  Por correo, nos comentó que vendría y, como suele pasar en estos casos, su tiempo era limitado, pero quería vernos, tomarnos alguito y adelantar cuaderno.  Ante la inminencia del evento, Johanna se apresuró a divulgar el suceso por el grupo recién creado, y convinimos que nos veríamos la segunda semana de enero.

Lo divertido es que después de haber coordinado el día, entramos en silencio administrativo.  Se preguntó qué haríamos, pero no salió nada concreto.  Al final, fue nuevamente Johanna quien me pidió su apoyo para que decidiéramos dónde íbamos a ir y qué íbamos a hacer.  Como mi plan era hacer un “old-school Pin Pum Papas”, la idea era un sitio donde hubiera buena música, juegos y pudiéramos tomarnos unos tragos.  Igualmente, algunos de nuestros amigos habían expresado su interés por jugar bolos, así que -Juntando ambas cosas -llegamos a una opción que nos gustó a ambos.

imagen-11900421-2
La Bolera, en la “Zona Rosa” de Bogotá

Efectivamente, transmitimos la idea, y a todos les pareció una buena opción, así que quedamos de vernos allí en un par de días.  Después que me recordaron que en este tipo de sitios se suelen hacer reservas (Llevo mucho tiempo sin salir), tomé el teléfono y llamé al lugar, y haciendo un estimado rápido, reservé para 12 personas, que me parecía algo razonable teniendo en cuenta que éramos 13 en el grupo, que al menos sabía de un par de personas que no podía ir, y que asumí que más o menos la mitad no podría, pero que igual la mayoría llevaría su pareja.

Al final, resultó que la convocatoria fue mayor de la que yo había esperado: Andrés, Carlos, Daniel, Diego, Gina, Himura, Jaguar, Johanna, Juan Carlos, Nicolay y yo llegamos, aunque sólo Johanna, Nicolay y yo con nuestra pareja…  De todos modos, no hubo problema en acomodar un par de asientos más y que pudiéramos estar todos juntos.

WhatsApp Image 2018-01-13 at 20.12.05.jpeg

Al poco tiempo de llegar, una de las meseras nos invitó a jugar bolos, así que nos levantamos y jugamos un rato; tras de lo cual volvimos a la mesa y estuvimos jugando Uno por lo menos hasta que tu mamá y yo tuvimos que partir.  Y aunque hubo desacuerdos frente a las reglas y a varios de los jugadores se les ensañaron con las cartas de penalización, todo el tiempo hubo un muy bien ambiente: Nos reímos mucho y pasamos un rato muy agradable.

¿Faltaron personas? Claro que sí (Como te dije en la carta anterior, en sus mejores tiempos el combo era realmente enorme), pero igual se cumplió el objetivo: Aquello se sintió como un “Pin Pum Papas” de aquellos que hacíamos en la Universidad, y la amistad y la camaradería estuvieron a la orden del día.  Fue como si aquellos 12 años no hubieran pasado y de repente estuviéramos de nuevo con nuestros amigos de la Universidad, simplemente jugando y charlando y pasando un buen rato todos juntos.

Y, al final, esa es la idea de un Pin Pum Papas

Te quiere,

Papá

P.D. Para los que no estuvieron: Bibi, Camo, Claudia, Cucú, Diego, Flor Carolina, Franky, Gabriel, Gina, Gloria, Jareck, Maru, Pato, Sonia, Toche, Vivi, Wakko y también para los que me faltan; por que ojalá los podamos ver muy pronto y compartir con ustedes en un nuevo Pin Pum Papas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s