Sin Arrepentimientos

En la última carta te hablaba (tangencialmente) del arrepentimiento, y esa frase suelta en medio de una carta entera me motivó a escribir esta, para profundizar un poco en ese concepto, porque a lo largo de tu vida encontrarás una cantidad de situaciones en las que dependiendo de la decisión que tomes puedes sentirte muy satisfecho de lo que hiciste, o puedes desear volver atrás y cambiar la decisión tomada.

img_6003
Y las frases de cajón no ayudan mucho.

Así que no te voy a decir así directamente que nunca te arrepientas de nada: Realmente, es una frase vacía que no conduce a nada, y en realidad es más fácil de decir que de hacer.  Lo que realmente quiero, como en la mayor parte de este blog, es darte las herramientas que probablemente necesitarás para vivir una vida sin arrepentimientos.

¿Y por qué? Porque el arrepentimiento te hace gastar tiempo y energía en cosas innecesarias, en algo que muy probablemente ya no puedes cambiar y que sí te puede arrebatar tu paz mental y tu tranquilidad.

insomnio1
¡Qué rico! Otra noche de insomnio

Entonces, lo primero que quiero es que asumas la responsabilidad de las decisiones que tomas: Que cuando hagas algo -lo que sea -lo hagas a conciencia, asumiendo las consecuencias.  Así, si las cosas te salen bien, sabrás que tú tomaste la decisión y te aferraste a ella…  Y si te salen mal, sabrás que tú habías considerado esa posibilidad, y que la habías aceptado de antemano.

Eso sí, lo más importante de todo, es que nunca dejes que la vida tome las decisiones por ti.  Créeme, no hay nada peor que ver cómo las oportunidades se van y saber que las pudiste tomar y simplemente no hiciste nada.  Es mucho mejor en este sentido saber que las rechazaste con toda la convicción, y así tener claro que fue tú decisión, no la decisión por defecto.

ilona

Lo segundo es que te voy a compartir una frase de tu abuela que a mí personalmente me ha servido mucho, y es que “Siendo la misma persona, en la misma situación y con la misma información, habrías tomado la misma decisión”.  Es fácil darse cuenta que probablemente no tomaste la mejor decisión, cuando ha pasado un tiempo y tienes nueva información, pero realmente es importante que hagas las paces contigo mismo y que te des cuenta que al final era lo mejor que podías hacer en el momento en que la tomaste, no tienes nada de qué arrepentirte.

Al final, es importante que sepas -como varias veces me ha dicho mi amigo Hugo -que nunca tendrás la información completa para tomar una decisión.  En el momento en que tengas que hacerlo, tendrás que trabajar con lo que tienes: Ciertos datos, tu experiencia y una que otra corazonada con las que podrás trazar tu camino.

2
Al final, eres tú quien toma la decisión

¿Y si las cosas no salen de la mejor manera? Aprende de tus errores y, si puedes, enmienda el error.  De lo contrario, simplemente sigue tu camino y has lo mejor que puedas con la nueva situación.

Te quiere,

Papá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s