Guía para no convertirse en un idiota

No sé qué pasa en el mundo en los últimos años, pero por alguna extraña razón nos hemos vuelto terriblemente intolerantes ante nuestros semejantes, por nimiedades como su raza, su origen, sus creencias religiosas o políticas, su orientación sexual o su posición social.  Elegimos candidatos esperando que saquen a los inmigrantes, organizamos marchas en contra de las ideologías de género, tratamos como inferiores -o como enemigos -a los que no comparten nuestras creencias, o a los que no comparten nuestro nivel de privilegios.

1425469851_893959_1425470743_noticia_normal

Para evitar lo anterior, quería darte algunos consejos para que -en lo posible -puedas expandir tu visión y evitar ser cegado por ese sentimiento de autoimportancia que te puede hacer comportarte como un idiota en público (Y, sinceramente, qué vergüenza).

1. Diversifica tus Amistades

Tu mamá y yo no compartimos los mismos puntos de vista religiosos, y eso nos permite balancearnos en ciertas de nuestras posiciones: Cuando no estás de acuerdo con una posición religiosa, te sirve mucho el que tu pareja abrace esa posición para separar un poco el credo de las personas que lo profesan, y ser un poco más empático en la forma en que lo expresas.

04fbccdc83a794856630f8041f83fc25_im-not-always-vocal-about-my-im-an-atheist-meme_430-539

De la misma forma, el hecho de tener amigos como Juan Carlos, que no comparten mi visión política, me ayuda no sólo a atemperar el lenguaje y a separar a las personas de las posiciones, sino también a ver puntos de vista diferentes, con los que -aunque no esté 100% de acuerdo -en muchas ocasiones pueden ser perfectamente válidos y te ayudan a darte cuenta que no necesariamente eres el depositario de la verdad absoluta.

De la misma forma, el hecho de tener amigos con discapacidad me ha hecho más sensible (Y menos “sensiblero”, que es diferente) ante su situación particular; el tener familiares LGBTi me ha ayudado a aceptar aún más la diversidad; el conocer personas con realidades muy diferentes me ha ayudado a ver el mundo desde sus ojos y no sólamente desde los míos.

empatia33
Nada como ponerse en los zapatos del otro

Así que te animo a diversificar tus amistades, a conocer a personas de toda índole: Raza, religión, sexo u orientación, visión política, condición social.  El hecho de compartir con ellos y ver su punto de vista, y no sólo el tuyo, será increíblemente enriquecedor para tu vida.

2. Lee Mucho

Y en este punto tengo que hacer varias aclaraciones: La primera es que, por más que me encante, no hablo específicamente de leer novelas o historias ficticias de cualquier índole.  Hablo de leer un poco de historia, un poco de filosofía, un poco de investigación científica, incluso leer las noticias de vez en cuando.

11704-aplicaciones-leer-noticias-smartphone_l
Incluso cuando no te gusten

Lo cual me lleva a mi siguiente aclaración: Que en esta época de posverdad no se trata de consumir la información sin procesarla, sino que además es necesario verificar las fuentes, asegurarse que sea cierta e incluso así utilizar el sentido crítico para desglosarla y que puedas formarte tu propia opinión a partir de lo que lees.  Algo me dice que pronto escribiré una carta hablando específicamente de esto que te hablo.

Y lo más importante de todo: Que no sea que el hecho de leer más que los demás cause precísamente el efecto contrario al que busco y te haga convertirte en uno de esos “pseudo-intelectuales” que se creen mejores que los demás por lo mucho que han leído, que nadie se los aguanta en una conversación porque siempre quieren aleccionar al resto de los mortales o demostrar lo mucho que saben, y que se consideran intelectualmente superiores al resto.

Know-it-all
De esos que saben tanto, que saben maluco…

3. Viaja

Y no me refiero sólo a que viajes a Nueva York, a Paris o a Londres (Aunque eso también te ayuda a expandir tu mundo).  Me refiero también a zonas menos favorecidas en las que también puedas darte cuenta que no todo el mundo funciona de la misma forma, y que la desigualdad que impera entre diferentes países e incluso diferentes ciudades es bastante.

Me encantaría que pudieras visitar a tu tío en Bucaramanga, a tus tías en Puerto Colombia, a tus familiares en Pereira o en Gramalote, y que pudieras compartir con las personas que viven allí para descubrir otras realidades distintas de la tuya.  Incluso en otras zonas aún más afectadas por esa desigualdad que te menciono, como ciertas zonas de la amazonía, el Chocó o la Guajira.

laguajira
Y no me refiero a las zonas más turísticas

Asimismo, me gustaría que pudieras visitar a tus tías en Madrid o Brisbane, a nuestros amigos en Suiza o en Londres, vivir esas otras realidades, y constatar por ti mismo que estas coexisten con otras menos favorables, de forma que puedas de la misma forma tomar tus propias conclusiones en cuanto a lo que debería ser, y a cómo deberías comportarte en cada situación.

Como en el tema de la lectura, espero que este consejo no se me vaya en la dirección opuesta…

471768477_381192b326
Hay mucho viajero insoportable que trata a los locales como basura

En últimas, supongo que para no convertirse en un idiota, es un tema de mantener siempre la mente abierta, el sentido crítico y un cierto sentido de humildad (En el sentido de no creerse mejor que los demás).

Te quiere,

Papá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s