A Little Mercy

El domingo pasado fue el cumplaños de tu prima Claudia, y la tía Helena nos invitó a un almuerzo a su casa.  Lamentablemente, la noche anterior habíamos asistido a un matrimonio al que nos habían invitado, y habíamos pasado la noche en casa de tus nonos.  Para cuando nos despertamos, estábamos aún con la ropa del día anterior y muy lejos de casa, y mientras fuimos a casa, nos bañamos, nos vestimos y emprendimos el viaje hasta casa de tu tía, estuvimos llegando bastante pasada la hora del almuerzo.

7f20ff8361692f6b6925b79bca91f086

Allí saludamos a Rafa, a Helena, a Caro y a Yineth, a quien ya conocíamos.  También nos presentaron a Diego, un muchacho sonriente, de muy buena actitud, quien para cuando llegamos estaba sentado con ellos en la sala; y a Mercy, una joven alta de voz gruesa, quien estaba ayudando a las anfitrionas a cuadrar todo lo del almuerzo (Para el que aún, para nuestra fortuna, faltaba un buen rato), y nos saludó muy amablemente.

Nos sentamos con ellos y comenzamos a hablar de todo un poco, sin centrarnos en un tema particular, riéndonos mucho mientras la comida se preparaba.  Una vez todo estuvo listo, la homenajeada llegó y las cocineras se sentaron con nosotros.  Entonces, por alguna razón que no recuerdo bien, terminamos en una conversación gastronómica que llevó a Mercy a contarnos un poco de aquellas cosas que había comido cuando había estado en el Amazonas…

10
Se escuchaba apetitoso…

Y mientras ella continuaba hablando, con un tono quizás algo agresivo, acerca de un intento de atraco que ella había frustrado, se establecía cada vez más como una de esas personas que te generan curiosidad…  ¿Sabes? Esas personas que al escucharlas de inmediato sabes que tienen una historia detrás que sería interesante conocer.

Pero no fue sino hasta un poco después, cuando comenzaron a hablar de temas de la Universidad, que algunas de mis sospechas se confirmaron.  Verás: En los últimos meses (¿Años, quizás?) tu prima Claudia ha pasado por momentos muy difíciles en la universidad, por varias razones que no tienen nada que ver por su capacidad como estudiante y como futura profesional, pero que le han causado mucho daño a su confianza en sí misma.

miedoanoserapto
De esas que te dejan cuestionándote todo sobre tí misma.

Tus tíos nos habían hablado de “una compañera” que había sido un gran apoyo para que ella saliera adelante de esa situación; y al escucharla hablar, estaba seguro que esa compañera era precísamente la persona que en ese momento teníamos enfrente.

No puedo negar que me causó mucha gracia el ver el contraste entre estas dos mujeres que tenía frente a mí, y no pude más que imaginarme la escena: Tu prima Claudia, delgada, frágil, siempre sonriente, con esa actitud que refleja incluso una cierta candidez; y esta mujer, alta, maciza, seria e incluso un poco ruda en sus palabras y en su actuar.  Mucho más cuando nos mostró cómo se veía hace tan sólo unos meses:

78265-29303
Algo así como “La chica del dragón tatuado”

Pero los que saben de química dicen que los opuestos se atraen porque se complementan, y en medio de la conversación fue claro que estas dos mujeres habían sido una influencia bastante positiva la una para la otra: Todos los allí presentes sabíamos en el fondo la bendición que había sido para tu prima conocer a esta mujer imponente con un carácter que obviamente era bastante fuerte, pero también me quedé con la sensación que ella a su vez le había ayudado a Mercy a abrirse un poco al mundo y a la gente a su alrededor…  Ciertamente creo que ella no habría compartido tanto con nosotros esta tarde de no haber sido por la influencia de Claudia en su vida.

Y debo decir que agradezco mucho que haya sido así, porque creo que todos los presentes fuimos afortunados de escucharla, y porque personalmente siento que aprendí mucho ese día, gracias a esa conversación, que muy probablemente no habría existido bajo otras circunstancias.

20130203_adde1
Tantas personas que pueden enseñarte tantas cosas,y con las cuales nunca cruzaras una conversación…

Te quiere,

Papá

P.D. ¿Qué habría pasado si tu prima no se hubiera acercado a Mercy a causa de su apariencia? ¿Qué habría pasado si ella no le hubiera dado la oportunidad de acercarse a Claudia con su actitud sonriente y efusiva? A veces nuestros prejuicios no nos dejan abrirle la puerta a personas valiosas que pueden aportar mucho a nuestra vida.  Afortunadamente, este no fue el caso esta vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s