¡Feliz Cumple, Juan Diego!

El fin de semana pasado nuestro amigo Juan Diego estuvo cumpliendo años, y sus papás nos invitaron a celebrar con él en Gymboree.  Además de lo grato que es siempre para nosotros compartir con ellos, me pareció interesante mirar cómo eran las fiestas organizadas en aquel lugar, pues recuerdo bien que estuve tratando de averiguarlo para tu fiesta de un año.

84a205d6674cbca402221fac6cf9973f

Es curioso que a pesar de mi entusiasmo inicial con Gymboree, finalmente nunca te inscribimos y no has tomado el proceso con ellos…  En gran parte, supongo, debido a mi aversión natural a los ambientes muy infantiles (Que ya te relataré en otro momento), y a ciertas de sus implicaciones, que ya te relaté en una carta anterior*.

Pero mis taras no fueron un impedimento para que nos dispusiéramos a ir con toda la buena actitud a compartir con otros niños de tu edad (tú) y con algunos de nuestros mejores amigos (Nosotros).  Efectivamente, después de perdernos un poco y de dar un par de vueltas innecesarias, llegamos al sitio.  Sin embargo, para ese momento, tú estabas completamente dormido.

27f324ec00000578-3054216-car_seats_slings_swings_and_bouncers_raise_the_risk_of_death_via-a-97_1429891612319

Así que tu mamá fue a saludar Juan Pablo y a Johana, mientras yo me quedé contigo en el carro hasta que te despertaste.  Justo en ese momento tu mamá (Que es adivina) salió a buscarnos, y los tres entramos justo para el momento en que comenzaron las actividades.

Actividades muy divertidas, con campanas y paracaídas y canto y juegos, con las que sin embargo no te conectaste mucho.  En su lugar, comenzaste a deambular por el sitio, alejado de los otros niños, escalando, explorando y jugando con las cosas que encontrabas, como bombas y pelotas; divirtiéndote a tu manera como sueles hacer.

gymboree-sofitel
Y es que -reconozcámoslo -esto es todo un mundo de diversión para tí.

Cuando terminaron las actividades principales, las anfitrionas del sitio llamaron a todos los chicos a comer algo, y tu mamá se sentó contigo (Al igual que los otros niños con sus respectivos padres) en un comedor diminuto donde no entiendo cómo cupieron todos.  Comiste sólo un poco y saliste de nuevo a jugar, mientras tu mamá intentaba que comieras un poco más.  Al final, continuamos jugando contigo por todo el sitio.

Particularmente, parecías bastante interesado en una de las anfitrionas: La buscabas, la saludabas, le hacías juego a través de la ventana, y lógicamente ella estaba encantada contigo.

Las actividades continuaron, y las comidas también: Nos dieron pizza, y a Juan Diego lo levantaron entre todos en una tela mientras él se reía como si le estuvieran haciendo cosquillas.  Durante un momento, todos los niños se ocultaron bajo una carpa improvisada, y en otro momento (Justo antes de la torta) la recreacionista me pidió ayuda para simular que estábamos preparando la torta.

aplanadora
No imaginas lo divertido que fue

Cantamos el cumpleaños y tomaron las fotos de Juan Diego con sus papás y su hermanita (La que, como siempre, salió como foto de revista), y con todos los niños, incluyéndote (Una foto bastante difícil de tomar).  Partieron la torta y nos sentamos a comer, en un espacio que nos dió la oportunidad de conversar un poco con Johana y con otros adultos (Que en general se la habían pasado pendientes cada cual de su respectivo hijo).

Cuando terminamos la torta, volvieron a comenzar las actividades, mientras tú continuabas haciendo la fiesta por tu parte, pendiente de una bomba que habías encontrado (Y que corrió peligro varias veces cuando otros niños se antojaron de jugar con ella).  Finalmente, logramos involucrarte en la recreación cuando la anfitriona sacó un aro para hacer burbujas y comenzó a soplar.

2e7fb78796b9b85e54fba5d092f5305c
“Qué cosa tan maravillosa”

Al final, la hora límite se fue acercando y Johana -tan detallista como siempre -nos repartió las sorpresas para cada uno de los niños, y nos contó que había seleccionado la tuya especialmente: Un libro que describe un conjunto de monstruitos que por alguna razón parecen diferentes aspectos de cierto angelito que yo conozco y del que no quiero decir su nombre.

Los abrazamos y les agradecimos, y nos despedimos igualmente de nuestros otros amigos, a quienes nos alegró mucho ver, pero con quienes al final no pudimos compartir mucho.  Salimos de allí contentos y emocionados de haber compartido aquel momento, y en cuanto nos subimos al carro y arrancamos te quedaste completamente dormido.

Te quiere,

Papá

* Afortunadamente, veo en tí que eso no ha sido un impedimento para tu desarrollo: Mirando otros niños de tu edad, te veo más o menos a la par de ellos, y creo que ello se debe en buena parte al conocimiento y dedicación de tu nona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s