El Corte

El día de ayer tuve la maravillosa iniciativa de darle una grata sorpresa a tu mamá.  Lamentablemente, la sorpresa también me la terminé llevando yo, y en realidad no fue ni remotamente tan grata como me esperaba.

surprise-face

Hace ya varios días que tu abuela y mi tía nos habían dicho que tenías el pelo* bastante largo, y que ya iba siendo hora de un corte.  Sin embargo, con la época decembrina en pleno furor no hemos tenido mucho tiempo para llevarte a la peluquería.

Lo que teníamos claro es que no queríamos llevarte al mismo sitio de la última vez, el día de tu cumpleaños, porque en realidad no nos quedó gustando mucho.  Tu mamá quiere llevarte a un sitio que la verdad a mí no me gusta mucho, pero después de esa experiencia mis opciones no eran muchas.

norberto_contenido011
Ante ustedes: La casa de cera.

Entonces, mientras compraba los regalos de navidad en un centro comercial cerca de mi casa, me dí cuenta que habían abierto una peluquería infantil, y llegué muy contento a contarle a tu mamá.  Ella estuvo de acuerdo en que te lleváramos allí, pero desde entonces no habíamos tenido mucho tiempo.

Ayer estaba en la casa teletrabajando mientras tu mamá estaba en la oficina, y como es mi costumbre, quise tomarme una hora después de almuerzo para darte una vuelta y que cambiaras de ambiente.  Sin embargo, el clima no nos ayudó mucho, así que no pudimos salir al aire libre.  En su lugar, se me ocurrió una idea maravillosa:

1415707906281_wps_86_dmvidpics_2014_11_11_at_0
“Vamos a la peluquería y le damos una sorpresa a mamá!”

Efectivamente nos fuimos con Caro al centro comercial y subimos a la peluquería, allí, un par de muchachos de acento venezolano nos recibieron y nos invitaron a sentarte en un carrito para comenzar a cortarte el pelo, pero tú no querías separarte de mí: Apenas intentamos subirte al carrito gritaste y te agarraste a mí tan fuerte como pudiste, hasta que tuvimos que buscar otra estrategia.

Entonces optamos porque yo me sentara y te sentara en mis piernas; y mientras nos ponían a los dos una capa para no llenarnos de pelos, le preguntaron a Caro cómo quería que te hicieran el corte, confundiéndola con tu mamá.

15675901_1429422953744123_8280792933304168472_o
Y la verdad es que se parecen

Y mientras te ponían un capítulo de “Paw Patrol” en la tablet para distraerte, yo metí la cucharada y le dijimos que lo que queríamos era que te despuntaran un poco a los lados y atrás, sin bajarte mucho de los lados…  En mi opinión una instrucción clara, sencilla y fácil de ejecutar, particularmente por alguien que se dedique al oficio de cortar el pelo ajeno, y especialmente si tiene una peluquería especializada en menores de edad.

Pero no, el señor peluquero lanzó el primer tijeretazo y de un solo golpe te dejó la frente totalmente al descubierto -algo que no se notaba mucho porque aún tenías el pelo mojado -, y luego continuó con la faena dando tijeretazos a diestra y siniestra hasta que de pronto te desesperaste y comenzaste a mover la cabeza con rabia, impidiendo que continuara.

kid-haircut-stories-life-of-dad
No más, por favor, no más

Te dejé que te pararas en mis piernas, de frente a mí, y te abracé, para que el señor terminara el corte, y al final sólo tuvimos que estar unos minutos así.  La sesión terminó, y aunque no estaba muy contento con el corte en la parte de adelante no le puse mucho problema: Pagué y nos fuimos de allí, un poco aburridos porque el resultado no era lo que esperábamos.

Pero fue cuando el pelo se secó que nos dimos cuenta en realidad de lo terrible del corte: El hombre realmente te había trasquilado, dejándote no sólo una capul diminuta y el pelo disparejo a los lados.  Pero lo peor es que al parecer te alcanzó a picar tu oreja izquierda con las tijeras ¡Con toda la razón tú no querías que se acercara de nuevo a esa zona en particular!

mad-boy-300x200
Ni siquiera se te ocurra

Lo peor fue llegar a la casa y ponerle la cara a tu mamá, quien -como siempre -es la mujer más maravillosa y comprensiva del mundo, y aunque tenía claro que no fue mi culpa (Afortunadamente tenía a Caro como testigo), claramente se molestó por el terrible corte de cabello, y sí me reclamó -Con toda la razón -por no haber hecho el reclamo ahí mismo.

Al final, sé que aún estás lo suficientemente pequeño como para no tener que aguantarte los comentarios de los demás, y también tengo claro que el pelo te crece rápidamente y que próximamente será como si nada hubiera pasado.  Sin embargo, eso no me quita el sentimiento de culpa de haber querido darle una sorpresa a tu mamá y terminar como en 31 minutos…

Te quiere,

Papá

* En Colombia encontrarás muchas personas que te corregirán cuando digas “pelo”, diciéndote que es “cabello”, y que “pelo” es otra cosa.  La verdad es que, de acuerdo a la Real Academia de la Lengua, ambos son sinónimos, así que los usaré indistintamente.

Anuncios

Un comentario en “El Corte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s