La Segunda Navidad

Debo decirlo desde el principio: Esta fue una navidad rara.  Y no por nada particular a nuestra familia, sino por la situación en general: Una navidad en sábado, con relativamente pocas luces, sin mucha pólvora (Lo cual es bueno que no se maneje en las casas, pero ni siquiera vi mucha en los centros comerciales y otros establecimientos)…  Hasta la sensación en el ambiente parecía distinta.

Y no fue por falta de novenas: El 16 estuvimos compartiendo en casa de Edna con su familia y con los compañeros de la oficina de tu mamá, y el 17 repetimos, primero en casa de Edgar y Johanna, compartiendo con Abel Alejandro y con Jaguar y Viviana; y luego en casa de Camilo y Marilyn, antes que tu papá tuviera un colapso estomacal (Muy típico para estas fechas) que nos impidió continuar a casa de Gino y Mónica.  El 19 tuvimos novena en nuestra casa, e invitamos, además del combo de la oficina, a tus primas Alicia y Stefany; y el 23 estuvimos donde Ramón Eduardo, con Cathy, Laura y Sara.

img_20161223_211847329.jpg
Maravillándonos con su impresionante pesebre

Todo este movimiento te desordenó un poco el horario, y tu mamá se estresó mucho en las casas ajenas porque los pesebres te llamaron mucho la atención, y comenzaste a mover las figuras, especialmente en casa de Edna.  Sin embargo, te divertiste mucho repartiendo novenas e instrumentos musicales, tocando las maracas y los cascabeles, o dirigiendo la orquesta cuando no tenías instrumentos a la mano.

Pero supongo que en parte lo que me descuadró a mí fue el trabajo, que ha estado particularmente duro este fin de año, y la maestría, que tuvo un pico de trabajo la semana pasada.  Esto hizo que la semana entera se me pasara volando y que no tuviera tiempo de nada.

papa-noel-santa-claus-trabajando-en-su-ordenador-los-regalos-de-navidad-1920x1200-wallpaper-800x500
Tranquilo, yo te entiendo.

Y sin embargo, debo decir que este año estuve orgulloso de mí mismo, porque a diferencia del año pasado, logramos hacer prácticamente todas las compras navideñas con por lo menos una semana de anticipación, y tu mamá tenía prácticamente todos los regalos empacados para cuando llegó la fecha.  Gracias a ello, y al hecho de que fuera sábado y no tuviéramos que trabajar hasta mediodía como en años anteriores, nuestra acostumbrada maratón navideña estuvo ligeramente más sosegada este 24.

Y eso que tuvimos una parada adicional, porque antes de visitar al abuelo hicimos una parada técnica en casa de tu padrino, para ver cómo seguía Arlette y entregarles a ellos y a Mateo unos detallitos que les teníamos.  Estuvimos con ellos un ratico corto, y comimos natilla y buñuelos antes de seguir a donde el abuelo.

img_20161224_141122780_hdr.jpg

Para cuando llegamos allí, tú estabas profundamente dormido, así que tu mamá te acostó en su cama mientras nosotros nos sentábamos con él y con Clara a conversar un rato.  En eso llegaron tus abuelos y tus tíos, y compartimos también con ellos un rato; intercambiamos regalos y nos dimos un abrazo en una visita que terminó siendo particularmente corta, especialmente cuando tú estuviste dormido la mayor parte del tiempo.

De allí salimos a donde las tías, y nos sentamos con ellas y con tus abuelos y tus tíos (Que esta vez se nos adelantaron).  A diferencia de lo que sucedió donde el abuelo, aquí llegaste ya despierto y con las pilas recargadas, y estuviste con nosotros, jugando con Nola y paseando por todo el apartamento mientras tu mamá y yo estábamos pendientes de ti.  Nuevamente, nos dimos un abrazo y nos deseamos feliz navidad, un poco más temprano de lo acostumbrado, porque tu nona quería tenernos en casa un poco antes de la hora a la que solemos llegar, y tu tío César iba a pasar la nochebuena con la familia de Diana.

abrazo-de-navidad
Y tu mamá quería darle un abrazo fraternal de navidad antes que se fuera.

Así, llegamos a donde tu nona relativamente temprano, y los alcanzamos a encontrar.  Intercambiamos regalos y nos dimos un abrazo antes que ellos partieran, y nos quedamos solos con tus nonos, escuchando música navideña, conversando y bailando hasta que tu nona sirvió la cena como a las 9pm.

Comimos con avidez, una deliciosa sobrebarriga rellena con melocotones en almíbar y pan, y una deliciosa copa de vino que compartimos con tus nonos mientras disfrutábamos con ellos de ese momento en familia.  Para las 9:30pm, tú ya estabas muy cansado, y tu mamá subió contigo y con tu nona para llevarte a acostar.

fantastic-world-font-b-portal-b-font-font-b-magical-b-font-4-sizes-silk-fabric
Y ya jamás regresaron

Nos quedamos entonces con tu nono conversando y escuchando música mientras nos acabábamos la botella de vino.  Al final, el sueño acumulado de días de trasnocho terminó por vencerme, y me subí para acompañarte a ti y a tu mamá en los brazos de morfeo, y no nos enteramos de absolutamente nada más hasta la mañana siguiente.

Te quiere,

Papá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s