De Niños Ricos y Sociópatas

Hace unos días un caso bastante macabro sacudió las redes sociales, y poco a poco comenzó a permear los demás medios de comunicación.  No es algo que vaya a pormenorizar aquí (No sé a qué edad vayas a leer esto), pero te diré que involucraba a un joven de “alta alcurnia” haciendo muchísimo daño a una niña de bajos recursos, perteneciente a una minoría étnica, desplazada de su tierra.

ordenan-captura-de-rafael-uribe-noguera-asesino-de-yuliana-samboni-3-1
Alguien con quien teníamos una deuda muy alta, como sociedad

Y bueno, voy a comenzar por aclarar: No conozco los hechos, no sé qué pasó.  Todo me ha llegado por las redes sociales sesgadas por un clamor de venganza (Que no de justicia), así que no tengo elementos de juicio; aún si los tuviera, no es mi papel ni juzgar ni absolver a nadie.  Tampoco voy a abogar por penas extremas ni por pedir comprensión sobre lo incomprensible*.

Lo que sí quiero es traer a colación un tema que ha permeado todo este asunto, y es esa división entre “ricos” y “pobres” que nos hace tanto daño.  Particularmente, esa idea de que los “niños ricos” malvados hacen presa de los menos favorecidos.

eaf65637f27d9837c6e50ccb2692d465
Algo que, en realidad, no podemos generalizar

Porque, es importante decirlo: Ni la bondad es exclusiva de los pobres, ni la maldad es exclusiva de los ricos.  Así como hay personas inescrupulosas que amasan fortunas a costa de otros, también hay filántropos y otras personas acaudaladas que usan su dinero para hacer una diferencia en el mundo; y así como hay personas con bajos recursos que dan de todo corazón lo poco que tienen, también hay otros que optan por una vida de crímen en la que hacen mucho daño a todos a su alrededor.  En ningún caso se puede generalizar: Hacer el bien o el mal es una decisión personal, que poco o nada tiene que ver con el nivel socioeconómico.

Lo que sí tiene que ver con el nivel socioeconómico es las posibilidades que te da de proyectar lo que haces, sea bueno o malo, porque sin duda lo que sea que hagas va a tener un mayor impacto mientras más recursos tengas para hacerlo.

spider-manungranpoderconllevaunagranresponsabilidad
El tío Ben sabía de lo que hablaba

Por otra parte, si algo nos mostró este caso es que para hacer el mal es peor ser rico que pobre, porque si bien crímenes como el que sucedió ocurren todos los días (43 veces al día en el territorio nacional, según la Defensoría del Pueblo), claramente fue el hecho de que este crímen fuera perpetrado por un “niño bien” lo que generó una notoriedad inusitada -Y, hay que decirlo, permitió que se generara una discusión sobre el tema, que ojalá llegue a acciones concretas por parte de nuestra sociedad.

Ahora, que saliéndome un poco del tema de “los niños ricos”, hay un tema adicional que me tiene pensando, y es básicamente por lo que puede estar pasando la familia de esta persona, que ahora está en la cárcel señalado de ser uno de los peores criminales del país.  Como padre, no puedo creer que una familia pueda criar a un hijo para ser algo diferente a una persona de bien, y no me puedo imaginar lo que puede ser ver a tu hijo en la picota pública por un crímen tan atroz.

disfraz-de-pareja-preso-padre-e-hijo_2
“No importa lo que hagas, siempre serás mi bebé”

Leía el otro día una opinión al respecto de una maestra o psicóloga (No estoy muy seguro), hablando de cómo la permisividad de los padres hacia sus hijos, y esa continua justificación de sus conductas desemboca en este tipo de comportamientos sociopáticos; y aunque considero que es una sobre-simplificación, sí concuerdo con ella en que los signos de alerta se pueden detectar desde edades tempranas, y realmente es algo que se debe tratar cuando se presente.

Es decir: No es normal que un niño esté golpeando a sus compañeros, no es normal que viva haciéndole daño a los animales, no es normal que su vocabulario pareciera salido más de una alcantarilla que de una boca y definitivamente no es normal que toda la familia le tenga miedo a lo que vaya a hacer o decir el muchachito.

hqdefault
Bueno, depende del muchachito

 

Con lo poco que sé del tema, tengo claro que a veces te parte el corazón el corregir a un hijo: El que quieras hacer algo que no debes, y que te pongas a llorar a grito herido (O peor aún, armes un berrinche) cuando te lo impido es algo que definitivamente no es mi parte favorita de la paternidad.  Sin embargo, también tengo claro que el dejarte hacer todo lo que deseas no es bueno para ti en el largo plazo, y que una de mis obligaciones como padre es asegurarme que a futuro seas un miembro funcional de la sociedad.

En últimas, creo que lo que te quiero decir es que si bien quiero que tengas todo el éxito del mundo, también me parece fundamental decirte que sin importar que seas rico o pobre, famoso o desconocido, lo más importante que seas ante todo una buena persona.  Y que haré todo lo que esté en mis manos desde mi rol para asegurarme de que sea así.

Te quiere,

Papá

* Si bien creo que las personas que poseen cierto tipo de enfermedades deberían poder buscar ayuda antes de actuar sobre las mismas, pero la sociedad no se los permite.

Anuncios

Un comentario en “De Niños Ricos y Sociópatas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s