El Problema más grande del mundo

Mi mejor amiga es psicóloga -O al menos tiene formación de psicóloga -.  Supongo que por esta razón, o tal vez por alguna característica de su personalidad, es una persona que sabe escuchar, que tiene bastante empatía, y con la que te sientes cómodo hablando de tus problemas, de tus preocupaciones, de lo que te abruma y lo que te atemoriza.  Muchas veces me da consejos, aunque en el fondo en general lo que estoy buscando, más que eso, es alguien que me escuche.

not-listening-300x178
Y es maravilloso ver cuando te ponen atención.

Pero la amistad es una cosa de dos vías, así que de la misma forma en que ella me escucha a mí, yo también escucho a veces sus problemas…  Y entonces muchas veces siento que aquellos problemas que tanto me agobian son ínfimos, pues generalmente veo que su vida es tan compleja y difícil que ni siquiera sé qué consejo darle.  En esos momentos espero que, al igual que yo, muchas veces lo que busque sea más alguien que la escuche que una solución…  Porque con frecuencia yo tampoco la veo.

Y esto contrasta a veces con otros amigos, o conocidos, con los que también hablo de vez en cuando, y que también me cuentan a veces sus problemas y sus preocupaciones, porque supongo encuentran en mí a alguien que sabe escuchar.  Y en ocasiones, siendo objetivo, veo que aquellos problemas no deberían ser una carga tan pesada para estas personas, pero ellas igual siguen cargando con ellos cuando siento que podrían librarse muy fácilmente.  En esos momentos, de nuevo, no hay forma de convencer a nadie de que hay solución: Quizá basta solamente con escuchar.

juicio-apple
Y, en lo posible, de no juzgar

Porque una cosa que he aprendido a lo largo de la vida es que para cada persona que te encuentres, el problema más grave del mundo es aquel problema que tienen en ese momento, independientemente de que tú lo veas grande y complicado o pequeño y fácil de solucionar.  Por eso, sin importar lo irremediable o insignificante que a tí te parezca, es importante que aprendas a respetar el laberinto de cada cual.

Y de la misma forma es importante que aprendas a escuchar (A escuchar de verdad, no a escuchar mirando el celular o mientras piensas en otra cosa: Esa es una habilidad que te servirá para muchas otras cosas) y a empatizar.  A entender a la otra persona y a ponerte en tus zapatos para ver la situación desde su punto de vista, sin echarte encima sus problemas y sin dejar del todo esa posición privilegiada en que estás.

toro-volador-25
Nada como ver los toros desde la barrera.

No te apresures a dar una solución: Muchas veces no es lo que la otra persona busca, y de hecho el resolver la situación es su prerrogativa y su responsabilidad.  Te darás cuenta que hay personas que no buscan solucionar sus problemas, porque se aferran a ellos como un adicto a la sustancia que le genera adicción.  Igualmente, te darás cuenta que otras buscan un consejo, y si descubres que es así, no tengas reparos en dárselo.

Y cuando seas tú el del problema, ten en cuenta que aquellos que te queremos siempre estaremos ahí, igualmente, para escucharte y para darte consejos, cada cual desde nuestro punto de vista.  Pero ten en cuenta también que tú problema es tú responsabilidad, y que eres tú quien lo debe resolver: Quien da consejos no apuesta nada, y por tanto no corre el riesgo de perder, así que en últimas tú debes ser quien tome las decisiones.

puo1

En últimas, si no sabes cómo resolver tus problemas, siempre tendrás otras opciones: Puedes buscar la forma de minimizarlo, buscando que cause el menor daño posible; puedes buscar alternativas para evitar tener que enfrentarte con él (Pero que ojalá no consistan en posponerlo, o terminarás estrellándote con él en un futuro); puedes cargárselo a alguien más, que pueda resolverlo por tí (De lo contrario no sería ético); o puedes incluso aprender a vivir con el problema…  Y en algunas (Contadas) ocasiones verás incluso que esa tal vez es la única opción.

Pero sin importar lo que decidas hacer con tus problemas, procura no darles demasiado poder sobre tí.  Los seres humanos a veces nos encariñamos tanto con nuestros propios problemas que los maximizamos y los convertimos en un lastre que no nos deja avanzar.  Sé objetivo, y no dejes que una dificultad te hunda en la depresión o en la desesperación.  Y si necesitas ayuda, aquí estamos, para apoyarte.

 

Te quiere,

Papá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s