Hoy a sido un día un poco extraño.

Desde hace días, tu mamá me anunció que tenías un examen de fonoaudiología el día de hoy -Un examen de control, de todos aquellos que te hemos tenido que hacer debido a tu nacimiento prematuro -, y que para asegurar que el examen fuera exitoso, debíamos garantizar que estuvieras dormido en el momento del examen.  Eso implicaba que debíamos mantenerte despierto por 6 horas antes de la toma del examen.

stay_awake
Bien, esto será fácil…

El examen, sin embargo, estaba programado para las 7 de la mañana, y no hay que hacer cuentas muy complicadas para calcular que debíamos por tanto mantenerte despierto desde la 1 a.m.  Ante esta maravillosa prospectiva, estaba presto a que te durmieras desde las 6 o máximo las 6:30 p.m. de la tarde del día anterior, pero por diversas circunstancias que no vienen al caso, te terminaste por dormir a la hora habitural: Las 8 p.m.

Con tu mamá decidimos acostarnos a la misma hora para maximizar el tiempo de sueño, y dejar el despertador a la 1 a.m.  Sin estar especialmente acostumbrado a conciliar el sueño tan temprano, me tardé un buen rato tratando de quedarme dormido, y el odioso sonido de la alarma llegó -al menos en mi mente -aproximadamente cinco segundos después.

522fc54d61101_565_319
…y se esfumó tan rápido como llegó…

Tu mamá y yo sentimos en ese momento como si tuviéramos una roca encima, que nos impedía levantarnos; y a la vez nos moríamos del pesar de despertarte a tí también.  Sin embargo, al final hicimos acopio de toda nuestra fuerza de voluntad y nos levantamos, nos acercamos al corral y te levantamos.

A ti claramente te quedaban horas de sueño: Abriste los ojos perezosamente y comenzaste a mirar a tu alrededor, mientras te los frotabas con las manos.  De inmediato te llevamos a tu habitación, donde encendimos la luz y comenzamos a jugar contigo para que te espabilaras un poco.  Por fortuna, el ver tus juguetes y comenzar a manipularlos te ayudó a quedar despierto rápidamente.

bebe-juguetes
Bueno, aún no es hora, pero…  ¡No importa!

Con tu mamá decidimos tomar turnos para estar contigo, para no perder tanto tiempo de sueño (Finalmente, el que tenía que estar despierto eras tú).  Tu mamá tomó el primer turno, así que me fui a dormir un par de horas, ajustando de nuevo el despertador mientras ella se quedaba contigo jugando.  Entre sueños escucharía más tarde que hablaban con tu tía Eli, con quien la diferencia horaria favorece el contacto a esa hora.

La alarma sonó de nuevo, y me levanté a relevar a tu mamá, quien me dijo que el agotamiento estaba a punto de vencerte, y que ya estabas a punto de dormirte, cayendo encima de los peluches.  Antes de irse a dormir un par de horas, me recomendó que te pusiera algunos videos para distraerte, así que traje el computador y después de llamar tu atención con una presentación en power point para enseñarte algunas palabras, me metí a youtube y te comencé a poner algunos videos de animación que he descubierto ultimamente y que me han encantado.

Pongo este, que vimos anoche y que me conmovió bastante

Pero no fue suficiente.  A pesar de haber llamado tu atención por un buen tiempo (Más de una hora), llegó un momento en que era clarísimo que el sueño estaba a punto de vencerte: Estabas mirando fijamente a la pantalla, y tus ojos estaban a punto de cerrarse; tratando de despertarte, traté de hacerte cosquillas, y apelé a algunos videos un poco más “movidos”, como el de Pat y Stanley cantando “The Lion Sleeps Tonight“, o el de “Axl F” de Crazy Frog.

Pero a pesar de todos mis esfuerzos e intentos, minutos después te desplomaste, y quedaste con la frente en el suelo con los ojos cerrados.  Sin importar lo que hice: Palabras, cosquillas, pequeñas sacudidas, absolutamente nada logró traerte de regreso de los brazos de Morfeo.

accidente_bebe_al_ferguson_01
¡Malo, Morfeo, malo!

Sin saber que hacer, acudí a tu mamá, quien -enternecida por tu sueño -tampoco halló una opción, y no quiso molestarte más.  Al final, no vimos más que dejarte dormir, y acostarnos un rato para tratar de sacarle el mayor provecho a lo que quedaba de la noche.

A la madrugada, entonces, todos nos despertamos, y seguimos más o menos la rutina habitual: Me levanté y me metí a la ducha mientras tu mamá te quitaba la pijama y te preparaba para que te bañaras conmigo.  Cuando terminé de bañarte, tu mamá pasó a vestirte mientras yo hacía lo propio, y al final relevaba a tu mamá mientras ella se bañaba.  Preparamos un tetero, preparamos la pañalera por si acaso, y salimos todos a la cita médica…

carrito-otro-575x323
Toda una maratón de bebés

Y cuando llegamos…  Nada.  Tú estabas más despierto que tu mamá y yo juntos, con los ojos bien abiertos, interesadísimo en todo lo que pasaba a tu alrededor, y sin la más mínima intención de dormirte.

Lo intentamos todo: Te dimos terero, te arrullamos en brazos, te tapamos con la chaqueta, tratamos de mantenerte quietico, te besamos los ojos para que los cerraras, te murmuré “Boadicea” al oído…  En fin, tu mamá y yo utilizamos nuestras mejores armas para conseguir que te quedaras dormido; y nada.  De las 7am a las 8:30am no conseguimos más que gastar el único tetero que habíamos llevado, que nos diera mucha hambre (Porque no alcanzamos a desayunar) y quedar más cansados y somnolientos de lo que ya estábamos.

9552804_orig-600x460
Mientras tú seguías como si nada

A las 8:30am tuve que regresar a casa por un momento, y aproveché para llevar todo lo que necesitábamos para armar otro tetero (Porque en nuestro afán sólo habíamos preparado uno).  Tardé casi una hora, en la que tu mamá se quedó sola contigo, y no pudo hacer mayor avance en la tarea de dormirte.  Por mi parte, al llegar, traté nuevamente de arrullarte, pero tampoco logré absolutamente nada nuevo.

Ya estábamos prácticamente a punto de claudicar cuando, de pronto, al tomarte un tetero, comenzaste a cerrar los ojos, y finalmente te quedaste dormido -A eso de las 10am.  Al darme cuenta, salí casi corriendo a avisarle a la gente de la recepción, quienes estoy seguro que a esas alturas ya estaban haciendo apuestas de cuanto tiempo más podríamos aguantar antes de rendirnos.

cancer-bet_1413763c
“Todo esto a que no duran más de 10 minutos”

El recepcionista, sorprendido, nos dijo que listo, y al poco tiempo de haber anunciado el suceso, te estaban llamando para que pasaras a consulta.  Efectivamente pasamos, prácticamente caminando de puntillas para que no te despertaras (Pues sabíamos que aún no estabas muy profundo), y en cuanto entramos le pidieron a tu mamá que se sentara contigo mientras te ponían los electrodos.

Ahora, el poner los electrodos implica que te aplican un gel en la cabeza y detrás de las orejas, con unos paliros con punta de algodón.

150126161130_cosquillas_624x351_thinkstock
Imagínate que apenas te quedaras dormido te comenzaran a hacer cosquillas

Efectivamente, no duraste dormido ni cinco minutos.  Al poco rato estabas de nuevo sentado, interesadísimo en el monitos en el que supuestamente se iban a ver los resultados de tu examen.

Tu mamá y yo salimos de allí abatidos, cansados y muy hambrientos, después de reprogramar la cita para la próxima semana, en la que esperamos tener más suerte; bajamos al parqueadero y nos metimos al carro para llevarte de regreso a casa, comer algo y finalmente descansar un poco.

450_1000
Me imagino que adivinas qué sucedió…

Te quiere,

Papá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s