La Lista del Mercado

En cualquier hogar, una tarea rutinaria -mensual o quincenal -que es prácticamente de obligatorio cumplimiento es la de “hacer el mercado”: Ir a un supermercado con un carrito de compras y aprovisionar todos los alimentos y productos necesarios para la vida diaria.  Es una actividad que no es particularmente agradable, pero que asegura que todos estos elementos se encuentren a la mano.

mercado-250414-n
De paso, es un ejercicio de paciencia y tolerancia

Tu mamá y yo solemos abordar la tarea de formas bastante distintas: Yo, con mi proverbial psicorrigidez, me voy góndola por góndola.  Sin embargo, generalmente confío en mi memoria y mi instinto para seleccionar los productos.  Tu mamá, mucho más precavida, suele hacer una lista con las cosas que hay que comprar, y a la hora de ir al almacén va directo a cada cosa, así el recorrido por el almacén no sea tan metódico.

Generalmente, a tu mamá le gusta hacer ese tipo de tareas acompañada.  Yo, por mi parte, no tengo problema, pero generalmente incluso cuando estamos los dos se termina por imponer mi forma de hacer las cosas, principalmente porque cuando nos encontramos para hacer mercado, yo suelo llegar primero, y comenzar mi recorrido secuencial.  Para cuando llega tu mamá, generalmente yo ya he comenzado.

hqdefault3
“¡A que no me alcanzas!”

Este fin de semana, sin embargo, tu mamá se quedó contigo en casa de tus nonos, pero me dió la lista de mercado de las cosas que hacían falta.  Como en mi mente no faltaban muchas cosas (Y estoy corto de dinero como para imponer mi criterio), me ceñí a la lista que me dió tu mamá, y siguiendo las indicaciones de tu nono, dimos vueltas para encontrar cada uno de los productos, hasta que “chuleamos”* cada elemento de la lista.

Cuando llegamos a casa, horas después, sacamos el mercado y lo comenzamos a organizar, y tu nona se dio cuenta que faltaba algo:”Se le olvidó la carne”, me dijo, pero yo le insistí en que no se me había olvidado.  Simplemente, no estaba en la lista, y como te comenté, yo me ceñí a la lista…  En retrospectiva, tal vez debí cubrir todos los puntos de la lista, pero también confiar un poco en mi instinto.

0000541189400985_xl_a
Comprar algunas cositas de mi interés.

En la vida encontrarás que aunque generalmente es bueno planear las cosas para asegurar un cierto grado de completitud, también es bueno no detenerse demasiado en el plan -Al menos no hasta el punto que caigas en una “parálisis de análisis” que te impida llevar el plan a cabo por estar sobrepensándolo -.  En su lugar, a veces también es importante poder tener la flexibilidad suficiente para poder salirte del plan y dejarte sorprender.

No es justo que te pierdas de las cosas buenas que suceden a veces cuando simplemente te sales del plan.

577219_10150742158141034_901427371_n
Algún día te contaré de Dolo…

Te quiere,

Papá

* En colombia, la palabra “chulear” la usamos para marcar (Con un “chulo”, o marca de verificación) los elementos de una lista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s