Mundos Paralelos

En la carta de ayer planteaba la posibilidad de regresar en el tiempo y cambiar algunas de las cosas que sucedieron en nuestra vida: Alguna decisión de la que nos arrepentimos, algo que no hicimos, un rumbo que no tomamos.

Claramente, esta modificación plantearía un problema, ya que al regresar en el tiempo y generar un cambio, creamos una nueva línea temporal que continúa paralela a la original…  Una línea temporal en la que ese viaje nunca se llevó a cabo y en la que por tanto nunca se podría dar el evento que generó el cambio…

back-to-the-future-ii-doc
Ta-da!!!  Una paradoja temporal

Sin embargo, supongamos que es posible.  Que existe la posibilidad de que en algún punto clave de nuestra existencia nos encontremos ante una encrucijada tal que se plantee la existencia de una línea de acción paralela en el que hayamos tomado la decisión alternativa a la que planteamos en nuestra vida actual.  Con todas sus repercusiones, esta línea de acción efectivamente crearía un mundo paralelo.

Aunque, pensándolo bien, ¿Por qué una decisión debería primar sobre la otra?  En principio supongo que cualquier decisión que tomemos tendría el potencial de crear una línea de acción alterna, lo cual nos plantearía un número infinito de mundos paralelos por cada una de las personas que habitan en este universo.

s_poster
Y vaya que eso sería complicado

La posibilidad de un mundo paralelo se me planteó hace mucho tiempo, cuando me enamoré por primera vez (Y en esto aclaro que hablo de enamorarme de verdad, no de una simple traga con ínfulas).  Fue en la Universidad, y ella era -aún lo es -una mujer inteligente, femenina, tierna, muy capaz e increíblemente interesante, con la que encontré una infinidad de puntos en común, y una infinidad de cosas que me fascinaban.  Una mujer a la que -sorpresivamente -yo también le gustaba.  Sólo había un pequeño problema…

1796326

El caso es que para cuando yo lo supe, ya era demasiado tarde: Claramente se había ido formando un sentimiento que ninguno de los dos podíamos negar.  Y sin embargo, eso no cambiaba una realidad que nos impedía estar juntos, así que nos quedamos con ese sentimiento guardado y no lo logramos desatar.

Pero en nuestras cartas inventamos aquel mundo paralelo en el que podíamos estar juntos y las cosas eran perfectas y no teníamos que tragarnos lo que sentíamos.  Un mundo en el que los colores eran más brillantes, los aromas más vívidos y las canciones más depresivas (Aún estábamos bajo la influencia de los 90).

homer

Pasarían unos 5 años antes que se volviera a plantear la posibilidad de un mundo paralelo: Yo ya había salido de la Universidad y estaba en uno de mis primeros trabajos.  Allí conocí a una mujer que volteó mi mundo de cabeza.  Ella era -y aún es -una mujer brillante, sexy, un poco pícara, muy capaz e increíblemente interesante, con la que encontré una infinidad de puntos en común, y una infinidad de cosas que me fascinaban.  Una mujer a la que también yo le gustaba.  Sólo había un pequeño problema…

Para ese momento llevaba algún tiempo de conocer a tu madre, y después de luchar mucho por estar con ella (Lo cual es otra historia, que llegará en su momento, baste saber que ya había aprendido de los errores de 5 años atrás) por fin éramos novios.  Estábamos enamorados, teníamos una relación maravillosa y éramos felices (Y aún hoy, todo es así).

bigfish_banner

Sin embargo, la llegada de esta nueva persona me sacó de mi zona de confort, y me hizo desear -nuevamente -plantear dos mundos paralelos.  Uno, en el que pudiera continuar en el idilio en el que estaba viviendo.  Otro que pudiera explorar con esa nueva persona que había llegado a mi vida.  Claramente, estas realidades no podían coexistir en el mismo Universo, así que, ¿Por qué no imaginar dos?

La verdad, hijo mío, es que si los mundos paralelos existen, en realidad sólo tienes la posibilidad de experimentar uno de ellos: Aquel que está formado a partir de las elecciones que tomas en tu día a día.  Y por eso, uno de esos dos mundos tenía que morir.  Al final, claramente, tomé la opción que ya conoces, y mi vida ha continuado por el rumbo que ahora lleva.

caminante

Ahora, para cuando escribo esto, estas dos personas que tanto marcaron mi vida tienen vidas similares, porque tal vez si hay ciertos paralelos: Ambas son felices con sus respectivos esposos, y sus respectivos hijos; ambas viven relativamente lejos de aquí; con ambas conservo un contacto relativamente lejano, que no es ni la sombra de lo que fue.

Tu abuela siempre ha dicho que nosotros, siendo las mismas personas que fuimos, estando en la misma situación y teniendo la misma información, habríamos tomado exactamente la misma decisión.  Probablemente así sea, y en ese caso, los mundos paralelos sólo estarían en nuestra imaginación.

1422810-bigthumbnail
Supongo que nos tendremos que conformar con eso

Te quiere,

Papá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s