¿Bupenpfield? (Epílogo)

El día de ayer recibí una carta sentida de un viejo amigo.  Un amigo de esos con los que te hablas muy poco, pero que sabes que con una sóla comunicación esa amistad se reestablecerá por sí sola, porque es más fuerte y más sólida que la distancia y el tiempo.  Porque ha sido forjada en medio de las peores adversidades, y se ha mantenido fuerte hasta el momento en que escribo esta carta.  Hablo, lógicamente, de aquel amigo con quien tuve un enorme desencuentro durante lo que hemos dado en llamar “La época oscura“.

2146909516_4b387639a8

Hoy han pasado casi 15 años después de lo narrado en mi última carta: En ese tiempo, algunos amigos -como Jimenz, o Pipe -han prácticamente desaparecido de mi vida.  Otros, como Jaime o Ricardo, aunque han permanecido en contacto, se han trasladado a lugares muy remotos; y esto ha dificultado el que continúen participando en la mesa de juego.  Finalmente, casi todos hemos sido abordados por las responsabilidades de la vida adulta -El trabajo, los hijos -y cada vez nos ha sido más difícil reunirnos a jugar con la frecuencia que lo hacíamos en aquel entonces.

Más o menos por aquella época comenzábamos un juego que estuvo a mi cargo, y que basé en una caja que compré alguna vez bajo la promesa de tener una campaña entera a partir de esos libros.  El problema fue que la historia subyacente era tan genérica y falta de interés que tuve que crearla totalmente desde ceros, agregando motivaciones por las cuales luchar, sociedades secretas y una amenaza casi apocalíptica que fuí desarrollando a lo largo de años.

51w7qwgf07l-_sx258_bo1204203200_
Sé que ellas la recordarán

Durante esta campaña, tuvimos una nueva adición al grupo: Carlos, quien estuvo jugando conmigo en la Universidad, se integró perfectamente a la dinámica de Bupenpfield.  No así su personaje, el paladín inquebrantable que desafiaba la moral relativamente ambigüa del resto del grupo.  Estoy seguro que sin su presencia no se habría suscitado aquella escena que marcó toda la campaña, que se equipara fácilmente a “Capitán América: Guerra Civil”, y que dió lugar a la regla de no licor en la mesa de Bupenpfield.

Después de Night Below hubo algunos intentos de jugar otra cosa, que en realidad no prosperaron mucho hasta que, a solicitud del público, Gino tomó la batuta y comenzó a dirigir una campaña en el universo de Star Wars.  Con su conocimiento y su amor por el universo en cuestión -el Universo Expandido que las nuevas películas han convertido en apócrifo -, la campaña se convirtió en un éxito que ha perdurado hasta nuestros días, si bien en este momento la tenemos en pausa.

2422-1
Esta versión, para los más versados

Durante esta otra campaña, tuvimos otras adiciones al grupo: Al principio, mi primo Christian entró en período de prueba, y aunque a veces su personaje se convirtió en un magneto para todos los problemas que aquejaron al grupo de ahí en adelante, se logró mantener en él.  Después, tras un fallido intento de incorporar a un quinto integrante, se nos unió Santiago, tu padrino.

Lógicamente, mi gusto por los juegos de rol continuó durante esta época, y mientras jugábamos Star Wars yo seguía mirando otros sistemas, otros mundos de campaña, mirando qué me gustaba, qué me parecía interesante…  Al final, encontré un sistema de juego que me gustó mucho, y al que no tardé en solicitarle al grupo que le diéramos una oportunidad.

grr5510e_mutantsandmastermindsthirdeditiondeluxeheroeshandbook_1024x1024
¡Un juego de superhéroes!

Cuando comenzamos a jugar, hice una encuesta para determinar cómo plantearíamos el juego, y el grupo terminó eligiendo el jugar en la Segunda Guerra Mundial.  Así que, abrumado por el nivel de preparación que Gino le imprimía a sus aventuras, me asesoré de la persona que conozco que más sabe de aquella época -Juan Carlos, conocido entre mis amistades como “El abogado” (Quien sabe por qué) -, y entre los dos planteamos una campaña que los llevaría por los momentos claves de esta guerra.

En el intermedio, mi amigo Hugo se incorporó también al grupo de juego, y pronto traería consigo a Alexandra, la segunda mujer en integrarse al grupo de Bupenpfield después de largos años de hegemonía de mi prima Mónica (Y de varios intentos fallidos de que otra niña se interesara).

halloween-role-playing-girl-female-sexy-lingerie-girl-animal-outfit-club-bossy-racy-raccoon-cosplay-panty
Y supongo que el concepto de Internet de “Role playing girl”sea este, no ayuda mucho*

Hoy, con las dificultades en la convocatoria y con la posibilidad de que uno de nuestros jugadores abandone la mesa por un período prolongado, se planteó la opción de incorporar más jugadores al grupo y de jugar con aquellos que respondan a la convocatoria.  Aún falta materializar esta opción en la mesa de juego, pero ya es un hecho de Juan Pablo y Johana han sido bienvenidos al grupo, y tienen personajes para comenzar en cualquier momento.

Al final, la vida sigue, y el juego continúa.  Hoy en día no nos podemos ver tan frecuentemente, pero durante años hemos vivido impresionantes aventuras: Hemos salvado mundos enteros, hemos explorado regiones inhóspitas, hemos desarrollado nuestros poderes a niveles inimaginables, hemos temido por nuestras vidas y hemos salido avantes.  En últimas, ¿Imaginas una mejor forma de desarrollar una amistad?

Te quiere,

Papá

* Como imaginarás, escogí una de las imágenes menos sugestivas que encontré en mi búsqueda.

Anuncios

2 comentarios en “¿Bupenpfield? (Epílogo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s