De días de Padres

Ayer, poco después de publicar la última carta, entré a Facebook -como acostumbro -para etiquetar a las personas mencionadas en ella; y, como suele pasar, divagué un poco antes de hacerlo.  Fue así que me encontré con un artículo que había sido compartido por nuestra antigua vecina -Brigitte -, y que concordaba bastante con lo que mencionaba en dicha carta.

fatherless-day1
Y es bastante apropiado para este “Día del padre”

A pesar de haber crecido sin padre, y a diferencia del autor de aquel artículo, puedo decir que nunca fui acosado o matoneado por esta situación, y en realidad nunca necesité intercesión de un padre (Mi mamá -siempre la mujer “de armas tomar” -bastaba y sobraba).  Tampoco puedo decir que me faltaba alguien a quién contarle las cosas: A mi mamá siempre le conté todo.

Añadiendo a las diferencias, no puedo decir que me faltara una figura paterna.  Al principio, mi abuelo cumplió esa función cuando se requirió; y cuando cumplí los 9 años mi mamá se casó nuevamente; lo cual introdujo a mi vida a un hombre que para todos los efectos prácticos y emocionales, ha sido como un padre para mí.

baby_and_grandfather
Tu nono Guillermo

Por otra parte, al igual que el autor de aquel artículo, a mí también me picó la curiosidad de conocer a mi padre biológico como a los 16 años; aunque a diferencia de él, el contacto no estuvo gestionado por mí mismo, sino por Tuti (Quien me preguntó un día si me habría gustado conocerlo, y ante mi respuesta afirmativa coordinó todo para ponernos en contacto), lo cual supongo que aseguró que el encuentro se diera.

Debido a ello, puedo decir que conozco a mi padre; y aunque no es una presencia muy constante en mi vida, es alguien que se aparece en ella de vez en cuando.  Como sabrás, no tenemos una relación particularmente cercana, si bien cuando nos encontramos, la interacción es razonablemente cordial.

thats_my_boy_poster_a_h
Si bien somos dos personas bastante diferentes…

Ante todo esto, ¿Se puede hablar de que me faltó un padre?  Yo creo que sí.  Más que nada, creo que me faltó una figura paterna, y más que para los temas prácticos (Que como te dije antes, estaban generalmente resueltos) era para aquellos pequeños detalles: Alguien que te enseñe cómo afeitarte, alguien que te anime a conquistar a la niña que te gusta, alguien que -como mencionaba en la carta pasada -te de ejemplo.

El artículo que he tomado como referencia para esta carta tiene el (literalmente) lapidario título de “Cuando mi papá muera, no lo extrañaré”.  Puedo decir que es un tema al que le he dado vueltas varias veces (Particularmente después de la muerte de mi abuelo), y con tristeza puedo decir que aunque suene terrible, me identifico.  Y definitivamente no es una cuestión de rechazo, de resentimiento…  Todo eso ha quedado en el pasado.

missingfather
Es sólo que…  ¿Cómo extrañas lo que nunca has tenido?

Te quiere,

Papá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s