Teletrabajar, o no teletrabajar…

16232745871_81609b16cd_b

Hoy hay en Bogotá día sin carro, y las directivas de la empresa en la que trabajo -que, como ya te lo mencioné, promueve el teletrabajo -nos dijeron que los que quisiéramos podíamos teletrabajar.  En principio, me pareció una oferta que no podía rechazar, pero al poco tiempo me entraron mis dudas.

Y sé que suena un poco extraño: Teniendo la oportunidad de trabajar desde la casa, de ahorrarse el trancón o el apretuje de Transmilenio (Y el correspondiente tiempo perdido en los trayectos de ida y vuelta), de comer comida casera, de estar en la comodidad del hogar y de tener todo al alcance de la mano, ¿Quién estaría tan loco de siquiera pensarlo?

44951_112647_11
Yo 😦

Ayer, por una serie de reuniones que tuve mucho más cerca de mi casa que de la oficina, y anteayer, debido a los problemas de contaminación que se presentaron en el centro de la ciudad, llegué más temprano de lo habitual a la casa.  En ambos casos, mi intención inicial era la de sentarme a trabajar; tanto más cuando en este momento estoy en proceso de elaborar un documento bastante importante, y en el que no he podido avanzar con la rapidez necesaria.

Sin embargo, en ambos casos descubrí un par de problemas: El primero de ellos no es un problema que parta de mí, sino más bien de esa percepción de las otras personas que están en la casa, que me ven allí y supongo que asocian el estar en casa más con el ocio que con el trabajo, con lo cual se hace fácil que me hagan preguntas, que me digan cosas, que me pidan favores, etc.

sb10069619i-002
Listo: Termino de aspirar y sigo con el informe

El otro problema sí parte de mí, y del hecho de que tú estés allí, en casa, al alcance de la mano; porque en un día normal de oficina apenas tengo la oportunidad de verte y de estar contigo, y al tenerte allí es difícil resistirme a la tentación de acercarme, alzarte, jugar contigo y pasar un tiempo de calidad antes que te duermas y se pierda esa pequeña ventana de oportunidad.

El caso es que para cuando escribo esto, se acaba el día sin carro, y yo estoy en la oficina, ya planeando salir a casa.  Mi jefe acaba de pasar, y me miró extrañada, porque estaba convencida que yo iba a teletrabajar, pero finalmente no lo hice.  De todos modos, tengo que organizarme a mí mismo para poder teletrabajar al menos un día a la semana sin descuidar mi labor y sin sentimientos de culpa.

self punishment concept
Ouch…  ouch…  ouch…

Apenas tenga la fórmula, me tendrás en casa más seguido 🙂

Te quiere,

Papá

Anuncios

2 comentarios en “Teletrabajar, o no teletrabajar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s