Hablemos de Religión, parte 6: La Oración

Hace poco, un amigo muy cercano tuvo una crisis de fe: Él estuvo vinculado hasta hace poco a una importante organización religiosa, y durante su vinculación estuvo aportando importantes recursos a esa organización.  Infortunadamente, el año pasado tuvo una crisis bastante grave, y realmente necesitó ayuda…  Pero cuando buscó el apoyo de la organización que tanto había patrocinado -que definitivamente se encontraba en una posición para ayudarlo -, la única respuesta que encontró fue “Oraremos por ti”.

Ahora, puede ser que la fe mueva montañas, pero poniéndote en sus zapatos, ¿No te parece una respuesta desalentadora?  Es como decir: “No te daremos ninguna ayuda concreta, pero intercederemos ante Dios para que te vaya bien”.  Muy bonito, pero se requiere de un nivel de confianza comparable a la del Santo Job para no terminar sintiéndose como cierto famoso personaje de Sábados Felices.

3810266

Y no estoy diciendo que la fe no mueva montañas.  En verdad creo que, literalmente, puede moverlas (Ya hablaré de eso en otra carta); Sin embargo, lo que sí me genera dudas es el concepto de “orar”, en el sentido cristiano de la palabra.

Y aquí debo decir que si bien para la ortodoxia católica las palabras “orar” y “rezar” son sinónimos, a mí personalmente me gusta la distinción que hacen los protestantes entre una y otra; a saber, que rezar implica la repetición formuláica de una oración predeterminada, como el Padre Nuestro o el Ave María, mientras que orar implica una suerte de “conversación con Dios”.

freestyle4
Es como rezar, pero en estilo libre

Por lo que he visto, los protestantes en general rechazan la naturaleza formuláica del rezo y lo repetitivo del acercamiento católico de rezar un número dado de oraciones de cada tipo en ciertas circunstancias (Como en la confesión, en las novenas o en el rosario).  En mi opinión, debo decir que si bien siento que en su mayoría los creyentes tienden a rezar sin ganas y sin comprensión, también creo que hay un elemento de ritual en estas fórmulas repetitivas, que a la vez manejadas con la intención adecuada pueden ser una forma de meditación (Y ambas cosas, los rituales y la meditación, son cosas en las que sí creo).

El orar, por otro lado -como lo entienden los protestantes -, implica una relación más estrecha con Dios: Un diálogo íntimo con él.  Un ateo argumentaría que probablemente el creyente se está contestando sólo, pero yo estoy dispuesto a dar el beneficio de la duda: ¿Qué tal que sí?  No podemos simplemente descartar el poder de la oración, ¿No?  Sin embargo, nuevamente está el tema de la intención, porque si bien la idea de dar gracias a Dios me parece coherente para una persona creyente, y el pedir perdón también lo es cuando hablamos de una religión basada en la culpa, generalmente la oración se convierte en un “pedir cosas”, como si Dios estuviera sólo para conceder deseos.

genie-medium
¡Se supone que es un Dios, no un genio!

En mis años de universidad conocí a una chica rubia e intelectual, amiga de tu padrino, que me caía muy bien -y que no he vuelto a ver desde entonces -.  Ella era abiertamente atea, y recuerdo que alguna vez tuvimos una conversación que comenzó con la sencilla pregunta de “¿Tú crees en Dios?”, y terminó en una discusión teológica bastante interesante.

Recuerdo que uno de sus puntos era que al creer en Dios, terminabas poniendo toda la responsabilidad sobre tu vida en manos ajenas (Las suyas).  Yo -que creo en un Dios, pero que nunca le he endilgado mi responsabilidad -no estaba de acuerdo con ella en ese punto en particular.  De hecho, reconozco que para ese entonces no era muy claro a qué se refería, pero últimamente en Facebook he comenzado a ver continuamente memes religiosos en los que básicamente el mensaje es “deje todo en manos de Dios”.

desmotivado-es_si-crees-en-dios-no-necesitas-un-casco_130446392092

Más aún, en los últimos años he tenido la oportunidad de interactuar con personas que básicamente han decidido no hacer nada con su vida -no estudiar, no buscar un crecimiento personal o profesional -, alegando que ése “no es el plan de Dios”.  Entiendo la idea de dejar de lado lo material o las trampas del mundo moderno, pero si ése el plan, ¿No deberían estar en una senda de crecimiento espiritual, al menos?

Porque así Facebook me bombardee con mensajes como “deja que Dios pelée tus batallas” ó “si las cosas me salen mal, no importa, porque Dios sabe mejor que yo lo que es mejor para mí”.  Mi pregunta es, ¿Por qué el Dios que se supone que es mi padre y que es el epítome del amor por el ser humano querría que yo sufriera, o que las cosas me salieran mal? ¿Mi padre no querría que todo me saliera bien, que yo fuera feliz y exitoso, y que todos mis sueños se cumplieran?

buddy_christ_2

En últimas, vuelvo a algo que te dije en una carta anterior (En la que hablaba de astrología, ni más ni menos): Eres el dueño de tu destino.  No sólo eso, sino que eres responsable por él.  Tu éxito, tu fracaso, está en tus manos, no en las de nadie más; y no puedes hacer como los futbolistas que cuando ganan fueron ellos pero cuando pierden fue la virgen que no los ayudó.

De nuevo, no te estoy diciendo que no creas: Tienes todo el derecho de tomar tu propia decisión en temas religiosos.  Lo que te pido es que tengas en cuenta que las riendas de tu vida son tuyas y que debes saber llevarlas, sin esperar nada y sin buscar culpas en lugares externos.

25905
Este proverbio árabe lo dice mejor

Te quiere,

Papá

Anuncios

2 comentarios en “Hablemos de Religión, parte 6: La Oración

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s