Comer comida

El Lunes pasado estuvimos en cita médica de control en el plan canguro.  Como es habitual, nos dijeron que estás bien de talla, bien de peso, bien de crecimiento en el perímetro craneal (El tema de que tu fontanela sea casi imperceptible cada vez parece menos relevante), y bien en general en tu desarrollo.  Nos dieron varias recomendaciones de ejercicios y de cuidados para contigo, y nos dijeron que ya podemos comenzar a darte comida “de verdad”.

banquete_000
¡¡¡Woo-hoo!!!

Obviamente, todo con mesura: No podemos comenzar por darte una hamburguesa doble carne con todas las salsas y adición de tocineta y jalapeños.  Tenemos que comenzar por algo pequeño: Una papilla de frutas (Ojalá con fibra, nada ácido y nada de manzana o pera), una crema de verduras licuadas, un poco de nestum revuelto con tu leche habitual…

Debo confesar que nosotros nos adelantamos un poco a la instrucción: Aunque no te dimos más que “una probadita”, ya en la última semana te habíamos dado unas goticas de agua, y de algún jugo que teníamos alrededor, mojándonos ligeramente el dedo para dártelo a la boca.

finger_food_comer_con_los_dedos_rico
Ligeramente…

Ahora, debo decir que la noticia llega en muy buen momento, teniendo en cuenta que cada vez tomas más tetero y los tarros de leche (Nada económicos) comienzan a desaparecer cada vez más rápido.  Obviamente, esto sólo complementa el tetero, pero algo alivia, y en el largo plazo supongo que cada vez será menos el tetero especializado y cada vez más la comida “normal”.

Efectivamente, el Lunes tu mamá y tu tía Helena comenzaron a darte un poquito de crema de verduras y ayer tu nona te dio un poquito de mango macerado, y tu reacción fue bastante positiva: Esta mañana pude ver cuando te daban un poco, y me encantó ver cómo coges la cuchara con las dos manos y le das la vuelta para sentir el sabor de la comida.

img_20160120_062605536.jpg
Mientras me miras como si te lo estuvieras robando

Sé que el título de esta entrada es particularmente redundante: Era algo que decía tu tío cuando estaba pequeño, cuando llegaba la hora de la comida.  “Vamos a comer comida” -decía él en media lengua (Omitiendo un poco el sonido de la “r”), y me pareció que, efectivamente, eso es lo que en estos días estás comenzando a hacer.

Te quiere,

Papá

Anuncios

2 comentarios en “Comer comida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s