Incubadora de Genios

En la carta de ayer mencionaba el síndrome del niño rico, y como una gran cantidad de dinero y juguetes pueden ser más perjudiciales que beneficiosos para un niño.  Sin embargo, hubo una parte del artículo que omití, muy a propósito: La cantidad de actividades extracurriculares en la que los padres de hoy involucran a sus hijos.

944966-adorable-ni-o-cansado-de-hacer-actividades-extraescolares
No, papá, no me queda tiempo de hacer natación

Y la omití porque, a diferencia de lo que sucede con los regalos, con los temas de aprendizaje sí siento que me va a difícil controlarme.  Siendo completamente honesto, realmente me gustaría que aprendieras a cantar, a bailar, a tocar algún instrumento, algún deporte, natación, equitación, artes marciales, manualidades y un sinnúmero de otras cosas antes de cumplir los 4 años.

De hecho, sin ir mucho más allá, el libro de Glen Doman al que ya me he referido en otras cartas, da una serie de técnicas para enseñarte a leer, algo de matemática y algunas bases de conocimiento enciclopédico antes de cumplir los 2 años.

roundup_0000000000004847_image_015b15d
Que, claramente, pienso usar

La cosa es que también soy conciente que el artículo tiene razón, y que llenar tu agenda de actividades cuando ni siquiera sabes gatear, y fijar expectativas de que estés haciendo un sinnúmero de cosas para cuando aprendas a caminar, sólo puede generarte ansiedad, estrés e incluso depresión.

Por otro lado, la idea de inscribirte en un sinnúmero de cursos implica que probablemente el tiempo que tendremos, que ya de por sí es limitado por las actividades laborales de tu mamá y mías, se haga incluso más limitado por estar “llenando” ese tiempo con actividades extracurriculares.

12274192_1519750758352262_4549784820943069287_n
No suena a algo particularmente deseable

En este sentido, la idea es encontrar algún tipo de balance, que nos permita saciar tu sed de aprendizaje y mi interés en que tengas todas las herramientas necesarias para enfrentar los obstáculos que encuentres por el camino, sin saturarte.  El método de Doman, por ejemplo, tiene la ventaja de que es limitado a unas pocas horas al día, y que es un momento para que los padres compartan con sus hijos.

Algo similar podemos hacer con temas como la natación, en la que hay cursos para niños pequeños acompañados de sus padres, que hacen más énfasis en estar con el niño que en el aprendizaje.  De la misma forma, podemos buscar que en temas como cantar, tocar algún instrumento o la equitación sean cosas que hagamos en conjunto.

paint
Incluso puede haber lecciones prácticas que nos beneficien a todos

En sí, soy conciente que la línea entre darte muchas herramientas y saturarte es delgada, pero también creo que lo más importante -lo que tengo que estar monitoreando -es tu felicidad.  Si me doy cuenta que estoy haciendo algo que claramente no te gusta, lo tendré en cuenta y sabré echarme para atrás.

De hecho, también tengo que tener claro que yo mismo puedo ser un espejo en estos temas: Si bien tu abuela siempre soñó en hacer de mí un scout, yo nunca tuve esa inclinación; y aunque me inscribió desde muy joven en cursos de natación, yo no aprendí a nadar sino mucho después (Y no muy bien, a decir verdad).

thundercats-battle-scene-small
Había otras cosas más importantes para mí

Entonces, espero que tengas claro que si bien para mí es importante darte buenas bases, también quiero que tengas tu tiempo y tu espacio para disfrutar tu infancia a plenitud, y que voy a estar pendiente de no agobiarte con todo eso que te quiero enseñar.

Te quiere,

Papá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s