Las Menos Peores Canciones Infantiles, Parte 2

Como te mencioné en la primera parte de esta serie, para encontrar les mejores canciones infantiles de todos los tiempos, primero hice una búsqueda exhaustiva, que me llevó a abrumarme con la cantidad de canciones que encontré.

Entonces, como buen psicorrígido que soy, opté por clasificar la información, creando conjuntos de canciones que fueran más manejables.  De esta forma, terminé por distribuir la enorme lista de canciones que encontré en un principio en las siguientes categorías:

Adaptaciones

El primer grupo de canciones infantiles que encontré eran adaptaciones de trabalenguas, fábulas, cuentos y poemas infantiles, entre los cuales figura la reciente -para cuando escribo estas líneas -adaptación de los “Cuentos Pintados” de Rafael Pombo.

Al ser adaptaciones de otros medios, estas “canciones” tienden a tener grandes fortalezas en sus textos.  El problema generalmente radica en la musicalización, que frecuentemente resulta un poco forzada, para poder adaptar el texto a un formato musical; o resulta repetitiva cuando se trata de una poesía.

Para ilustrar este tipo de canciones, te incluyo uno de los Cuentos Pintados adaptado por Andrea Echeverri, Lucia Pulido, Iván Benavides, Carlos Iván Medina, Bernardo Velasco, Ernesto Ocampo, Carlos Vives, el Dúo Huellas, y el coro de niños de la Fundación Batuta.

Rondas

Aunque casi todas las canciones que encontré están clasificadas como “Rondas Infantiles”, para mí la ronda es un subconjunto particular de estas canciones: Específicamente, aquellas creadas para acompañar y animar un juego o una actividad física, y generalmente incluye dentro de los versos instrucciones acerca de cómo jugar el juego.

Las rondas infantiles son casi por definición repetitivas, y su melodía -con algunas excepciones -tiende a ser monótona.  Aquí encontramos canciones como “El patio de mi casa“, “El puente está quebrado“, “Juguemos en el bosque“, “A la víbora de la mar” y “Sobre el puente de Avignon” (Y sí, reconozco que la mayoría de canciones en realidad amenizan el mismo juego).

Para ilustrar estas canciones, te voy a incluir una que tu mamá te canta bastante seguido, y que para mí es una de las mejores de esta categoría (Al menos por no ser tan monótona):

Juegos de Palabras

Algunas de las canciones que vi se parecían bastante a las rondas, por lo repetitivo de la letra y lo monótono de la melodía; pero que no incluían una actividad física, sino más bien un juego de palabras (O de onomatopeyas).  A diferencia de las rondas, éstos juegos de palabras tienen en ocasiones unas rimas particularmente inteligentes.

wisinyandel-39866
Como las de Wisin y Yandel 😀

Varias de ellas juegan con los números, como los “Tres Elefantes“, los “Diez Perritos” o “El Reloj de Jerusalén“; con animales, como “La chivita“, “Old McDonald” (Que traducen como “En la granja de mi tío“) o la reciente “El Pollito Pío“; o simplemente se repiten hasta el cansancio, como “El Barco Chiquitito“.

Pero si hablamos de onomatopeyas y de juegos de palabras, creo que la persona que nos dio la lección a todos en temas de canciones infantiles fue Piero, con su “Sinfonía inconclusa en ‘La’ mar”:

Educativas

Similar a la categoría anterior, incluye las canciones destinadas para que niños pequeños aprendan conceptos como las letras (“La ronda del abecedario”), los números (Los consabidos “Tres elefantes” y “El Reloj de Jerusalén“) y las partes del cuerpo (“Saco mis manitas” y “Mi carita“).

Al igual que los grupos anteriores, frecuentemente estas canciones tienen letras repetitivas o monótonas y es raro que su melodía sea interesante.  Sin saber mucho de música, puedo decir que la que más me gusta (Principalmente por lo ingenioso de las rimas) es “La Ronda de las Vocales”:

Personajes

Otras de las canciones que encontré se enfocan en describir a un personaje, hablando de sus características sin llegar a contar una historia.  Ejemplos de estas canciones son “La cucaracha“, “El muñeco pimpon“, “La vaca lechera” y “Mi osito de lana“.

Estas canciones tienen a tener una melodía y una letra bastante superiores a la media de las canciones de grupos anteriores, en términos de calidad.  Al menos tienden a hacernos imaginar cómo es el personaje que están describiendo, que ya de por sí es un avance.

Y si hablamos de melodía, puedo decir que una de las que más me gusta es la de “Susanita tiene un ratón”:

Adopciones

Hay canciones que en las búsquedas aparecen como canciones infantiles, pero que en realidad no necesariamente fueron escritas con un público infantil en mente.  Generalmente son aquellas canciones que tienen características en común con alguno de los otros grupos, como “El baile del perrito“, que clasificarían como rondas; “Aserejé“, que es un juego de palabras; o “La Plaga“, que entra dentro de las canciones con personajes.

A diferencia de buena parte de las canciones infantiles, éstas pasaron por un proceso un poco más formal de composición y producción, por lo que en términos musicales tienden a sonar mucho mejor que casi todos los grupos anteriores.  Sin embargo, el hecho de que a pesar de ello hayan sido clasificadas como canciones infantiles no habla muy bien de la calidad de sus letras (Lamentablemente).

Por otro lado, hay canciones que fueron específicamente escritas para niños, como “El baile del gorila” de Melody; “Caballito“, de Carlos Vives; y la que incluyo aquí en perjuicio de la de mi compatriota porque me parece que convoca un poco más de nostalgia:

Bandas Sonoras

Dentro de las canciones infantiles que encontré, buena parte correspondía a las bandas sonoras de películas y series de televisión de diferentes épocas.  Entre ellas, la gran mayoría de las que figuran en las listas corresponde a las películas de Disney, pero también encontré las canciones de programas como Barney, Plaza Sésamo y los Teletubbies; y algunas que despertaron mi nostalgia, como “La abeja maya“, “Abuelito dime tú” de Heidy ó “Soy un gnomo“, de David el Gnomo.

Aunque algunas de estas canciones clasifican como de Personajes o de Historias, la mayoría son inclasificables, dado que están pensadas para evocar un momento dentro de una historia.  Al igual que en el grupo anterior, varias de estas canciones (Particularmente las de Disney) pasaron por un proceso formal de composición y producción, que hace que tengan un nivel superior en términos de calidad de sonido e instrumentación.  Lastimosamente, buena parte de ellas pierde bastante al momento de la traducción.

Y como mencioné el tema de la nostalgia, creo que voy a incluir en esta una canción que me encantaba cuando salía en la serie del mismo nombre, “Banner y Flappy”:

Enseñanzas

Algunas de las canciones que encontré contenían interesantes lecciones de vida y mensajes inspiradores para su público objetivo.  Curiosamente, este conjunto de canciones no sólo es también subconjunto de las Bandas Sonoras, sino que en su totalidad son parte de la banda sonora de las películas de Disney.  Créeme, traté de encontrar otras “Canciones infantiles inspiradoras”, y aparte de las de Disney, las únicas que encontré fueron canciones religiosas para inculcar valores (Que no son necesariamente conocidas).

Como es claro en todas ella, sufren del mismo problema con la traducción que las del grupo anterior, pero en esta categoría te puedo mencionar las clásicas “La Estrella Azul” de Pinocho, “Volarás, volarás, volarás” de Peter Pan, las más modernas “Los colores en el viento” de Pocahontas, el “Reflejo” de Mulán, “Hakuna Matata” y “El Ciclo Sin Fin” de El Rey León y “Libre Soy“, de Frozen.

De hecho, habría incluido ésa última canción (Que es definitivamente una de las mejores del grupo) en esta entrada, de no ser porque hay otra que me parece mejor para dedicarte a ti:

Historias

Como mencionaba tu prima Aleja, las mejores canciones infantiles son las que cuentan una historia; aseveración con la que concuerdo completamente.  Si bien algunas de las canciones de esta categoría no cuentan con los valores de producción de las canciones de Disney, sí tienen la ventaja de pintarte con palabras toda la historia que pretenden plasmar.

Dentro de esta categoría figuran canciones como “Don Tomate“, de Misi; “Pecos Bill” y el “Pobre Tom” que me cantaba mi abuelo cuando estaba pequeño; y prácticamente todos los famosos Canticuentos de Marlore Andwandter (Entre los que destacan “La iguana y el perezoso“, “La bruja loca” y “Sammy el heladero“).

Pero tal vez, como dijo Santiago, la mejor de todas es la historia de traición y superación de un muñeco destrozado, una canción que clama por una segunda parte al mejor estilo de “Kill Bill”:

Otras

Lógicamente, no todas las canciones infantiles pueden ser clasificadas fácilmente dentro de las 9 categorías anteriores.  Es el caso de “Arroz con leche“, “Los pollos de mi cazuela“, “Cu cú“, “Estrellita dónde estás” y “Que llueva, que llueva“, entre otras.  ¿Se te ocurre cómo podemos llamar a este grupo?

Anuncios

Un comentario en “Las Menos Peores Canciones Infantiles, Parte 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s