Pequeños Gigantes, parte 2: La Pasión

Hace unos meses vi un artículo con un provocativo título a modo de “Click Bait” que -debo reconocer -me atrapó: “Niño de 11 años destroza a Monsanto en 4 minutos“.  La idea de pensar que un niño pudiera “darle palo” a la multinacional reconocida por su investigación transgénica y por sus oscuras prácticas de lobby que han llevado a que en varios países se prohíba el uso de semillas naturales en los cultivos tradicionales -algo que suena digno de las corporaciones malignas de los comics, como Oscorp o Máxima -, despertó mi curiosidad, así que miré el video.

En él, el joven Birke Baehr habla de lo orgánico frente a lo transgénico, y comenta cómo en su corta vida ha tenido experiencia de primera mano que lo ha llevado a la conclusión de que lo transgénico no es bueno para su salud ni para la salud del planeta.  ¿Suena obvio? Tal vez, pero el hecho de que el chico se haya puesto a cuestionar lo que come, y a hacer una investigación exhaustiva por su propia cuenta me pareció bastante loable, y digno de replicar.

Algo similar me sucedió al ver el primer video de Gloria Álvarez, a quien ya me referí en un artículo anterior.  Ahora, tengo claro que para ti alguien 30 años mayor que tú puede no parecer una “niña”, pero para mí es una mujer bastante joven para dar la clase de discursos que ella da, con la pasión y los argumentos que da.  Es claro para mí que es una mujer que ha estudiado mucho y que es apasionada por su causa de erradicar el populismo en su país, y ojalá en América Latina.

Finalmente, el otro día me encontré un artículo que hablaba de una niña que escuchó a su papá decir que su generación sería la primera en pisar Marte, y desde entonces se está preparando para ser astronauta; habiendo pasado por una gran cantidad de rigurosos entrenamientos que muchos adultos no han logrado, y dedicándole todo su empeño a ese sueño de ser la primera mujer en pisar el planeta rojo.

Ahora, ¿Qué tienen esos niños (O jóvenes) en común? ¿Y qué tienen en común con los niños cocineros de Master Chef Junior o los niños cantantes de La Voz Kids?  Realmente no creo que ninguno de ellos sea particularmente un genio entre los genios, o que sus capacidades superen especialmente a las de sus congéneres (Excepto tal vez en algo de talento en los chicos de La Voz).  En realidad, creo que lo que los hace destacables, más que cualquier otra cualidad particular, es su pasión.

Primera imagen asociada con “Pasión” que encuentro que puedo publicar en este blog

La pasión es lo que te lleva a interesarte en algo y a dedicarle horas enteras sin que te parezca aburrido o ladrilludo, aún cuando otras personas no puedan entender tu interés o tu dedicación; pero también es lo que hace que puedas destacarte en cualquier campo: Finalmente, como decía Tomás Alva Edison: “El Éxito es 1% inspiración y 99% transpiración”….  Y tengo claro -porque me pasa -que sólo cuando algo te apasiona lo suficiente estás dispuesto a dedicarle ese 99% de transpiración.

De nuevo, como te decía en la carta anterior, la idea no es ponerte una barra inalcanzable; Sin embargo, sí quiero aprovechar para desearte que encuentres en tu vida aquello que te apasione; y una vez que lo encuentres no lo dejes ir.

Te quiere,

Papá

Anuncios

Un comentario en “Pequeños Gigantes, parte 2: La Pasión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s