100 Cartas

En estos días, 5 cartas atrás, algún mecanismo interno del servidor de WordPress me avisó que  había llegado a la carta número 100.

Yay!

¡100 Cartas! ¡En poco más de 5 meses! Creo que nunca en mi vida había sido tan constante con nada, y me alegra serlo con algo que sé que es para ti.

¿O tal vez no?  Tu nona me anticipó que tal vez serían demasiadas cartas para que te interesara leerlas, y haciendo cálculos alegres para cuando tengas 7 años -si sigo a este ritmo -tendrás un total de 1700 cartas por leer.  Por otra parte me preocupa la volatilidad de la red, y que para cuando crezcas estas cartas simplemente no estén disponibles para tí.

Y sin embargo, quiero que las leas.  Finalmente, la idea de comenzar este blog nació de que tengo una gran cantidad de consejos que me gustaría darte para -idealmente -hacer tu vida más agradable y sencilla.  Si no lees por lo menos esa información, éste será un trabajo infructuoso, y todo su objetivo se perderá.  Por eso, tu madre me ha dicho que de pronto condensemos estas cartas, las imprimamos y te escribamos un libro.

¿Te gustaría?

Comencé este blog el 20 de Abril de 2015, después de saber que serías hombre (De lo contrario, estarías leyendo “Cartas a Liz”), y desde el principio me dije a mí mismo que estructuraría cada entrada como un artículo de Cracked (Un sitio en Internet que me gusta mucho): Siendo riguroso con cada tema, pero sin tomármelo demasiado en serio, y tratando de darle pausas a la lectura cada dos o tres párrafos con imágenes que ilustren de lo que estoy hablando, o rompan por completo con un artículo demasiado serio.  Eso sí, desde el principio deseché la parte de hacer todo como un “top” de cosas, y mantuve la forma de escribir, en segunda persona, dedicándotelo a ti.

Entonces comencé a escribir, sin mayor derrotero que darte los consejos que tal vez me habría gustado recibir de mi padre, y reportar eventualmente noticias de tu vida.  Desde entonces he hablado de ti y de cómo encajas en este mundo; te he tratado de dar consejos en temas como la felicidad, el éxito y la inclusión; te he hablado de tu madre, de mí, de mi experiencia como padre y de las inquietudes que tengo respecto a tu crianza; he reportado eventos importantes que han sucedido en estos meses, como el grado de tu prima, la muerte de tu bisabuela o tu nacimiento.

¿Si ves? ¡Dos párrafos!

Como te decía hace poco, a medida que escribo van surgiendo nuevos temas para escribir, y a veces se me acumulan miserablemente (Como aquel mes en el que estuvimos prácticamente sin Internet): Los temas surgen de cosas que me pasan en el día a día, de noticias que escucho o leo, de conversaciones que tengo y de un sinnúmero de artículos y videos que me llegan por redes sociales (Al día de hoy tengo 20 artículos en mi barra de marcadores y al menos 13 enlaces guardados en Facebook, esperando a convertirse en artículos).

No sé si mi estilo de escritura haya mejorado sustancialmente en estos cinco meses (No soy quién para juzgarlo), pero por primera vez en mi vida siento que sé cuando debo usar un punto y coma; Me he dado cuenta que no basta con  escribir solamente, sino que también es importante investigar un poco más acerca de lo que escribo: con frecuencia veo videos, busco artículos y filtro la información que considero relevante; ¡Y qué decir de las imágenes!  Mi endemoniado perfeccionismo me lleva a veces a tomarme horas enteras y decenas de búsquedas hasta encontrar la imagen perfecta para una entrada en particular.

4 búsquedas, como 10 minutos…

Y en cuanto comencé a escribir me dí cuenta que me parecía interesante que otras personas vieran estos artículos, los comentaran y dieran retroalimentación, así que comencé a compartirlos por redes sociales y a mostrarle este blog a algunos amigos.  Poco a poco se comenzó a generar tráfico, y wordpress comenzó a nutrirme de estadísticas.

Hoy puedo decirte que desde que comencé el blog, ha habido un promedio de 9 visitantes y medio al día, y que cada uno de ellos ha visto alrededor de 3 cartas (Que en el último mes se han multiplicado a 14 visitantes, con un promedio de 2 vistas cada uno); que el artículo más leído fue el del día de tu nacimiento, con 142 vistas (De hecho, las entradas con noticias tuyas suelen ser las más exitosas); que lo han leído principalmente en Colombia, EEUU, Perú, España, Australia, Canadá, Suiza, el Reino Unido y Francia (Ya los tengo identificados); pero también en Panamá, Argentina, México, Austria, Alemania, Venezuela, Ecuador y Aruba (¡Bienvenidos! Que bueno que nos visiten).

Mapa
Me siento jugando RISK…

Poco a poco me he ido volviendo un poco adicto a estas estadísticas y a los comentarios que publican tanto aquí como en facebook.  Me encanta saber que otras personas puedan estar interesadas en lo que te escribo, que pueda ser relevante para ellos, y que se tomen el tiempo de escribir sus propias opiniones.  De hecho, estoy muy agradecido con todos ellos, porque han convertido esto en una experiencia mucho más enriquecedora tanto para ti como para mí.

Finalmente, me he dado cuenta que me cuesta mucho volver atrás: Juan Carlos me hizo unos comentarios sobre un artículo que me parece importante aclarar, y hace poco me dí cuenta que había puesto mal los créditos de otro artículo: Ambos ajustes están pendientes aún.  Peor aún, se supone que cada artículo debería tener etiquetas o pertenecer al menos a una categoría: Pregúntame de 100 cuantos tienen.

Y ahora que sé que tengo que recorrer 100 artículos, la idea no me entusiasma mucho que digamos.

Pero, bueno, la aventura continúa: Sigo intentando llegar a algún lado con el libro de Glenn Doman (Y de reportar al respecto), aún tengo mucho que hablar sobre tu educación, y tengo pendiente todo un bloque de cartas sobre temas religiosos (A los que -confieso -les estoy dando largas, porque probablemente serán un poco polémicos).  Algo me dice que los temas acerca de relaciones se seguirán acumulando hasta tu adolescencia, pero si llegamos hasta allá prometo todo un bloque al respecto.

Mientras tanto, tú sigues creciendo, y cada día es una aventura nueva contigo.  Cada vez surgen nuevas cosas de las que hablar y que quiero compartir.  Y las noticias no son solamente tuyas: Aún tengo pendiente una carta reportando el nacimiento de Juan Martín -el hijo de Javier y de Gina -, y otra para hablar del blog de mi amigo Carlos.  Aún queda, como dicen, mucha tela por cortar; y aún me quedan miles de palabras para reportar todo lo que vaya sucediendo a tu alrededor.

wpid-wp-1443735713978.jpg
…y algunas imágenes para irte compartiendo.

Te quiere,

Papá

Anuncios

Un comentario en “100 Cartas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s