Trabajo en Equipo

Cualquiera a quién le preguntes mi actitud ante tu nacimiento antes de que éste se diera, te dirá que yo estaba convencido que iba a ser un caos de trasnochos, llanto, pañales sucios, vómito, mal genio, discusiones y quién sabe qué cosas peores.  Y no es que fuera una idea totalmente infundada: Los testimonios de otros padres definitivamente estimaban las probabilidades de todo esto y mucho más en la estratosfera.

Esta no es una escena tan rara, después de todo…

De pronto estoy hablando muy pronto, pero debo decir que hasta el momento he tenido una agradable sorpresa, porque (Como vaticinó mi amiga Catalina) aunque no puedo llegar al extremo de decir que mi vida sigue exactamente igual, que no se siente, o que es una brisa; tampoco puedo decir que haya sido un cambio tan terrible como yo me lo imaginaba.

En parte, debo decir que el hecho de que tu llegada haya sido mejor de lo que yo esperaba se debe a ti: En lugar de la criatura endemoniada productora de llanto, vómito y pañales sucios que me esperaba; eres un ser pequeño y juicioso, que todo el tiempo mira a su alrededor sin mucha alharaca, que he escuchado llorar un número de veces que puedo contar con los dedos de la mano, y que si bien hace lo que todos los bebés, realmente no es tan grave.

Señores, tenemos un riesgo al medio ambiente

Creo que el segundo punto a favor han sido los horarios: Desde que saliste de la clínica, nos indicaron que debes comer cada 3 horas, y hemos seguido la instrucción con (casi) total rigurosidad.  Ya sea que te encuentres despierto o dormido, cada 3 horas alguien te despierta, te revisamos el pañal (Y lo cambiamos de ser necesario), te damos de comer, te sacamos los gases y -dependiendo de la hora -te mantenemos un tiempo despierto o te arrullamos para que vuelvas a dormir.  Con tanta periodicidad, creo que no te hemos dado tiempo siquiera a que sientas hambre.

Por otro lado, desde el primer día tu mamá y yo hemos venido adoptando diferentes estrategias de trabajo en equipo. La primera vez que te cambiamos el pañal, por ejemplo, nos salió natural: Yo abrí el pañal, tu mamá revisó y decidió que debíamos limpiarte, así que yo usé el pañal para comenzar a limpiarte y me lo llevé a la basura mientras tu mamá terminaba la limpieza con pañitos húmedos.  Para cuando terminó, yo ya había llegado con el pañal nuevo, así que te levanté mientras tu mamá lo acomodaba y ajustaba, y yo lo terminaba de cerrar.  ¡Todo perfecto!

Bueno, casi

Lo mismo hemos hecho con las famosas trasnochadas.  Verás: Como debes comer cada 3 horas, ya hemos decidido (Por simplicidad) manejar las horas múltiplos de 3 -Lo cual nos deja con horas de alimentación a las 9pm, 12pm, 3am y 6am -.  Generalmente, a las 9pm tu mamá y yo estamos despiertos, por lo que nos es fácil hacer todo el proceso juntos y dejarte durmiendo hacia las 9:30 o 10pm.

De ahí en adelante hemos coordinado turnos de acuerdo a nuestros respectivos relojes biológicos.  Como tu papá (Yo) es una persona nocturna, acostumbrado a acostarse tarde viendo televisión o escribiendo en el computador (Estas cartas, principalmente), yo tengo el turno de las 12pm: 15 minutos antes termino lo que estoy haciendo y comienzo a preparar lo que necesite para nuestro ritual, y una vez termino y te dejo dormido, me acuesto yo también.

Como todo un ganador

Ahora, tu mamá se queda dormida muy fácil, pero – por alguna extraña razón -desde hace bastante tiempo le cuesta quedarse dormida más allá de las 2pm.  Y aunque su insomnio es algo que siempre me ha preocupado, hoy en día a los dos nos cuadra perfecto, pues generalmente tu mamá está bien despierta para el turno de 3am, y por lo que he visto para cuando termina todo el ritual está lo suficientemente cansada como para dormir nuevamente hasta las 6am, cuando de nuevo estamos los dos.

Obviamente, como he dicho, esto nos ha funcionado hasta ahora. Aún es muy temprano para cantar victoria, en parte porque quién sabe qué pasará después -recuerdo con mis hermanos que la época de la salida de dientes fue particularmente traumática -, y en parte porque no me gusta “invocar” (No hay mejor forma de llamar la lluvia que decir “hoy no va a llover”).  De todos modos, hasta el momento todo parece funcionar, gracias a una excelente comunicación -y coordinación -con tu mamá, y (Tengo que decirlo) al apoyo que tu mamá y tu tía nos han prestado en estos días en que has estado con nosotros.

wpid-img_20150821_210420311.jpg
Y a tí, que eres la mata del juicio

Igual, te seguiré contando cómo van las cosas.

Te quiere,

Papá

Anuncios

2 comentarios en “Trabajo en Equipo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s