Paternidad 101

Cuatro días después de tu nacimiento, sigues en la clínica, y aunque ya pasaste de cuidado intensivo a cuidado intermedio -Que tiene un aspecto más “familiar”, sobre todo comparado con el ambiente aséptico y severo de cuidado intensivo-, aún no tenemos una expectativa clara de cuando vas a venir a casa: Aunque ya te quitaron el oxígeno, sigues con antibióticos, y con una lámpara iluminando todo tu cuerpo (Que yo llamo tu cámara de bronceado personal).

Aprovéchala, que en unos años te costará una fortuna

Sin embargo, con todo lo extraño e inesperado de la situación, ha habido una cierta ventaja con todo ello, que de alguna manera contribuye a compensar en parte algunas de las desventajas que conlleva: Durante los últimos días las personas que han estado a tu cargo son bastante más competentes para cuidarte y atender tus necesidades de lo que seríamos nosotros como padres primerizos (Si bien nunca podrán tratarte con el mismo cariño con el que lo haríamos nosotros).

Pero poco a poco el personal de la clínica ha ido delegando algunas funciones para que tu mamá y yo las vayamos ejecutando, y la gran ventaja de esto es que en lugar de -como esperaba -graduarnos de padre sin preparación alguna, de alguna forma siento que estamos haciendo el curso de “Paternidad 101: Cómo cuidar a su hijo paso a paso”.

Estas lecciones han sido particularmente útiles

Así, los primeros días no estábamos seguros ni de tocarte, pero con el tiempo fuimos aprendiendo a ponerte las medias y los mitones, y a echarte crema y chap-stick.  Cuando finalmente estuvimos preparados, te bajaron a cuidado intermedio, y allí ya nos pidieron desde esta mañana que te cambiáramos el pañal (Cosa que no fue tan difícil, conmigo quitándolo y poniéndolo, y con tu mamá limpiándote y poniéndote cremita).  La siguiente lección, por la que pasó primero tu mamá y luego pasé yo, fue darte tetero.

Cuando tu mamá llegó a contarme, me dijo que sentía que en cualquier momento te ibas a caer, y que al tomarte de la cabeza le preocupaba ir a lastimarte.  Pues bien, cuando me tocó a mí, básicamente te pusieron en mis brazos, y lo siguiente que escuché fué que por favor tratara de estar menos tenso.  Pocas veces me he sentido tan poco competente en mi vida…  Aunque realmente creo que el problema era el tratar de manipularte, considerándote al mismo tiempo tan frágil y tan indefenso.

Me sentía tan seguro como este tipo

El caso es que poco a poco me voy apersonando de las tareas que próximamente tendré que asumir por completo, y cada vez voy sintiéndome un poquito más competente.  Aún estoy muerto del susto y aún siento que no tengo la más remota idea de lo que estoy haciendo, pero ahí vamos, poco a poco.

Lo bueno es que no soy el único.  Macklemore, a quien antes conocí por la canción “Thrift Shop” -en la que hace una divertidísima apología a las personas que compran cosas en tiendas de segunda -, acaba de tener una hija; y al igual que yo a tí te escribo un blog, el rapero le escribió a su hija una canción, que fue lanzada el 5 de Agosto -Una semana exacta antes de tu nacimiento -, y que hoy escuché en una emisora, y me hizo romper en lágrimas, haciéndome recordar todas las emociones del día (Y causándole tremendo susto a tu mamá).

Aquí va, entonces, hijo mío, la primera canción que te dedico:

Te quiere,

Papá

Anuncios

Un comentario en “Paternidad 101

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s