Bonding

Hoy voy a comenzar con una confesión de algo que mis mejores amigos saben de mí y que probablemente con todo esto del blog y con mi comportamiento hacia tí, ojalá tú nunca notes, pero la verdad es que en realidad nunca he sido el padre más ávido del mundo: Durante años me he resistido a la sola idea de tener hijos, y cuando la gente trataba de venderme la idea (“Tener un hijo te cambia la vida”), mi reacción siempre ha sido de apatía total.

¿Por qué querría cambiar mi vida?

Los mensajes en facebook de los padres sacrificados que han cambiado su sueño por (Supuesta) felicidad, y los testimonis de los padres que conozco, que viven en un “feliz” caos, no han hecho mucho para alentarme.  Siempre he considerado que viven en un cierto estado de negación -que sin embargo es necesario para la supervivencia de la humanidad, así que está bien -.  Sin embargo, hay una frase que he escuchado repetidas veces y que sí me ha quedado rondando todo este tiempo: “No conoces el verdadero amor hasta que conoces a tu hijo”.

Ahora, debo decirte un secreto: Hasta ahora no conozco tal cosa como un cambio súbito y radical de vida (Aunque tu llegada está poniendo a prueba esa percepción).  Mi vida no cambió radicalmente a los 7 años, ni cuando llegué a la adolescencia, ni cuando cumplí 18, ni en ningún número múltiplo de 10 después de eso.  Tampoco cambió mucho cuando entré al colegio, cuando hice la primera comunión, cuando entré a la Universidad, cuando me enamoré por primera vez (O cuando le dí mi primer beso a esa misma chica), cuando me casé con tu mamá…  No quiero decir que no hayan sido eventos fundamentalmente importantes en mi vida, pero siempre yo me seguía sintiendo el mismo.

Los cambios son muy sutiles…

De todos modos, no puedo negar que tenía la expectativa de conocerte y descubrir de inmediato “El verdadero amor”.  Sin embargo, como ya te conté, el sentimiento que me embargó en el momento en que te ví por primera vez fue más de angustia que de amor desbordado.  Estabas entrando en paro respiratoria y me urgía que te salvaran, como fuera.  Ése mismo día, por la tarde, cuando me quedé mirándote lelo, el sentimiento de nuevo fue menos de “amor” que de admiración y reconocimiento.  Sé que existes, sé que eres un ser muy frágil, me admiro de tu recuperación y siento incertidumbre por el futuro de los dos.

Ayer, dentro del caos de día que tuve (Espera el siguiente mensaje), logré verte 3 veces más: Dos veces con tu mamá -Quien afortunadamente ya tuvo la oportunidad de estar contigo -, y una vez más yo sólo.  En esas 3 oportunidades, ya he podido acercarme un poco más, y he podido hablarte.  Te he pedido que sigas respirando, y que estés tranquilo, prometiéndote que pronto toda la incomodidad que sientes ahora (Con una canalización en la mano y un tubo bajando por tu tráquea) va a desaparecer, y vas a poder estar con tu mamá y conmigo en ese hogar que ahora será de 3.

¿Puedes creer la cursilería de esta imagen?

Lo que te quiero decir es que aún me siento la misma persona -excéptica hasta el punto de la apatía -, y mis convicciones realmente no han cambiado mucho.  No es que de golpe soy un creyente, o me desbordé de amor de pronto.  Tampoco voy ahora a llenar el mundo de fotos tuyas, o a usar una camiseta de “Best Dad Ever”, pero poco a poco estoy en un proceso de crear un lazo contigo, que estoy seguro no hará más que fortalecerse con el tiempo…  Y de pronto en unos años me sorprenda a mí mismo cuando vuelva a leer esto y me de cuenta de cuán diferente era entonces mi pensamiento.

O tal vez no.

Igual, me despido como lo hago usualmente, pero cada vez con más énfasis en esas tres palabras:

Te quiere,

Papá

Anuncios

2 comentarios en “Bonding

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s