Pensando en el Futuro, parte 2: Creyendo en Milagros

El día de ayer te comentaba acerca de los pasos que estamos tomando para asegurar tu futuro universitario.  Sin embargo, como te contaba, también hemos estado tomando otras decisiones que también competen a tu futuro lejano.

Te pregunto: Si hubiera una mínima probabilidad de hacer algo hoy para salvar a tu hijo de una enfermedad que aún no sabes si va a tener, ¿Lo harías?

No, no es esto de lo que hablo, pero concuerdo en que se ve genial

Durante años he visto batallar a una amiga mía con una enfermedad conocida como Lupus, que básicamente consiste en que su sistema inmune no sólo está atacando a factores externos sino también a su propio cuerpo. He visto a esta persona -que, dicho sea de paso, tiene una de las personalidades más fuertes y arrolladoras que conozco -llorar por el dolor, pasar meses en incapacidad, e incluso en situaciones incómodas en las que por culpa de los medicamentos para el dolor su cerebro no procesa en forma adecuada y termina hablando como el maestro Yoda (Lo cual ella toma deportivamente y es la primera en morirse de la risa).

Ahora, sólo una de cada 1400 personas en el mundo sufre de esta enfermedad, pero aquellos que la sufren están en una lucha constante, como mi amiga.  ¿Qué tal si hubiera un tratamiento?

Pues bien, en este momento no hay un tratamiento científico definitivo para el lupus, y sin embargo en diferentes partes del mundo se están haciendo investigaciones con células madre, con diferentes grados de éxito.

¿Y qué son las células madre? Sin ser médico y mucho menos experto en el tema, te puedo decir que son un tipo de células que se encuentran en la médula ósea y en el cordón umbilical, que aún no tienen una definición en cuanto a su función y por tanto tienen el potencial de transformarse en células especializadas para casi cualquier tejido del cuerpo.  Esto hace que en este momento haya tratamientos más o menos efectivos para la regeneración de tejidos, y (No te podría explicar cómo) para el tratamiento de enfermedades de la sangre relacionadas con el cáncer.

Ni siquiera estoy seguro de que esto ilustre de lo que estoy hablando…

El caso es que hoy en día tenemos la opción de extraer estas células del cordón umbilical durante tu nacimiento, y de conservarlas para uso futuro; y aunque la probabilidad de que las necesitemos es remota, y el campo de acción de las mismas hoy en día es limitado, de alguna forma es un campo en bastante crecimiento dentro de la ciencia médica, y es posible que de aquí a 5, 10, 20 años los avances sean sorprendentes.

Así que, te cuento, vamos a hacer este proceso, sólo por si acaso…  Creyendo en milagros, y esperando que nunca, nunca, tengamos que recurrir a ellos.

Te quiere,

Papá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s