La Fábrica de Juguetes

Bueno, después de un hiato en mis cartas -debido en parte a que se me acabó el hilo conductor -, hoy voy a retomar la escritura para hablar de un tema que comienza a ser relevante a medida que se acerca tu llegada y comenzamos a pensar en qué regalos darte cuando llegues.

Ahora, hace poco tiempo tu primo Tomás cumplió años.  Después de abrir el enésimo paquete lleno de ropa, él -con toda la honestidad de sus pocos años -alegó que le habían prometido regalos y sólo le habían dado ropa.

Ah, qué bien… Muchas gracias

Por ello no voy a dedicar esta entrada ni a la ropa, ni tampoco a una infinidad de productos dedicados exclusivamente a abordar tus necesidades fisiológicas (Eso haría que esta carta no fuera muy agradable).  Voy a hablar un poco de aquellos regalos que probablemente Tomás esperaba encontrar al abrir los paquetes: Juguetes.

Y sí, debo confesar que cuando tu mamá y yo comenzamos a hacer compras -si bien la ayudé a escoger la ropa -mi interés principal fueron los juguetes, y probablemente compré más de lo que debía (Y para edades más avanzadas de lo que era necesario en ese momento).

Muchas gracias, papá… Pero aún no puedo ni levantar la cabeza.

No puedo negar que para mí es un placer pensar en los juguetes que vas a tener.  Me encanta la idea de darte sonajeros y muñecos de trapo y peluche, juguetes de madera hechos a mano, y diferentes cosas que ojalá desafíen (Y por tanto estimulen) tu imaginación.  Cada vez que paso por una vitrina con este tipo de juguetes me emociono y sueño con verte manipulándolos y jugando con ellos.  Ya a varios amigos les he comentado que pienso hacer lobby ante la empresa ESTRA para lograr que vuelvan a sacar el viejo “Estralandia” con el que tanto jugué en mi infancia, a tiempo para que tengas edad de jugar con él (1).

Una de millones de configuraciones posibles…

Ahora, también puedo decir que los juguetes de plástico y aquellos que no se encuentran diseñados para motivar tu inteligencia sino para hacerte perder en un mar de colores, luces destellantes y ruidos ensordecedores no me motivan tanto.  Soy conciente de que no tengo escapatoria, y en algún momento aparecerá un carrito con sirena y luces detrás de alguna envoltura de regalo, pero realmente -por mi paz y tranquilidad -espero que no sea pronto, y que no te guste tanto.

Te quiere,

Papá

(1) Parece que no tengo que hacer tanto lobby: ESTRA ya ha anunciado el regreso del estralandia, aunque las noticias más recientes indican que el tema se encuentra en estudio de viabilidad.  Ojalá los nostálgicos como yo constituyamos un segmento de mercado suficiéntemente fuerte para lograr que esto sea una realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s