¿Qué tanto apoyar?

En estos días hablábamos con una prima de tu mamá.  Ella tiene una hija adolescente que por mucho tiempo fue la consentida de la casa: una niña muy bonita con un temperamento jovial, muy inteligente y excelente estudiante.  No le faltó nada en su casa, no le negaron una salida, un vestido, nada.

Pero una serie de decisiones la llevaron a quedar embarazada antes de tiempo, y a partir de ello entró en un antagonismo con sus padres que la llevó a ella a tomar la decisión de no ayudarle en absoluto con la crianza de su hijo.

Te imaginarás que tener un bebé sin ayuda hace mucho más difícil una adolescencia que de por sí es complicada

Nos contaba que una de sus compañeras -que también tuvo un hijo a muy temprana edad -sí contó con el apoyo total de su madre, hasta el punto en que prácticamente fue la abuela la que crió al bebé.  ¿El resultado? Sin haber sentido la responsabilidad de hacerse cargo de su hijo, la niña no tuvo problema en tener un segundo al poco tiempo.

La prima también nos contaba de un conocido que desde muy temprana edad ha dependido completamente de su mamá, hasta el punto en que hoy en día es un adulto ya entrado en años, con su propia familia, pero no ha conocido un día de trabajo en su vida.  Su madre lo provee de todo, él no sabe hacer absolutamente nada, y lógicamente no tiene ningún incentivo para aprender.

Que se vea ridículo no quiere decir que no sea cómodo.

Ahora, debo confesar que yo no soy la persona más idónea para criticar este comportamiento: Tu abuela no sólo ha sido un apoyo para mí, sino que prácticamente puedo decir que gran parte de lo que tengo y de lo que soy se lo debo a ella.  Así de simple.

Sin embargo, tampoco puedo decir que no haya hecho nada por mí mismo: Soy un profesional moderadamente exitoso, tengo una excelente relación con tu madre y juntos hemos podido construir un hogar bastante próspero.  Así que supongo que si bien no me considero un “self-made-man”, tampoco puedo decir que soy completamente dependiente.

Y siendo quien soy, lo que puedo decir es que a futuro espero ser para tí un apoyo como el que tu abuela ha sido para mí.  Sin embargo, estas historias me hacen pensar, ¿Hasta donde debe ir ese apoyo?  No quiero entregarte todo en bandeja de plata, pero tampoco quiero dejarte a tu suerte.  Me parece importante enseñarte responsabilidad y que aprendas a valerte por tí mismo, pero no quiero que te sientas andando a la deriva.

Como todo, espero ir aprendiendo por el camino, pero es uno de esos temas en los que me preocupa un poco no actuar de la forma correcta.

Te quiere,

Papá

P.D. Para mis otros lectores: Si tienes ideas o algo que decir a este respecto, no olvides dejar tu comentario.  Te lo agradeceré mucho.

Anuncios

3 comentarios en “¿Qué tanto apoyar?

  1. Es importante que tu hijo sepa el valor de las cosas, para ello si quieren recibir un beneficio…. Deben ganarlo.
    Eso quiere decir que si quiere ver tv. Debe hacer primero los deberes. Si quiere un juguete debe ganárselo, por ejemplo… Ayudando en algo en la casa, o ayudando a papa a lavar el carro, o lo que sea que haga dando de su tiempo y esfuerzo..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s