El Libreto

Hace un tiempo, tu mamá estuvo en una conferencia de Maria Clara Villegas, quien le dijo que La Gente Feliz es más Exitosa.  Dentro de la charla, ella le habló de lo que vamos a llamar “El Libreto”.

No necesariamente de esto, pero algo así

Desde que nacemos, a todos los seres humanos nos inculcan un “libreto”; una receta formuláica que supuestamente nos va a hacer felices y exitosos: Debes tener una pareja (Lógicamente, del sexo opuesto), casarte, tener hijos (Uno no basta, la “parejita” es lo mínimo), estudiar una carrera que dé dinero, trabajar en una empresa grande (Ojalá multinacional) donde tu empleo esté asegurado, ascender dentro de esa empresa a una posición directiva, y jubilarte con mucho dinero y habiendo cumplido todo lo anterior como una lista de chequeo.

Probablemente notarás en todo lo que te he escrito hasta el momento, y en tu propia experiencia, que el “libreto” no necesariamente te conducirá a la felicidad, o al éxito; pero la creencia en el “libreto” como fórmula de vida está tan arraigada en el pensamiento colectivo, que notarás toda tu vida una fortísima presión social por ir cumpliendo cada uno de sus pasos, como si fuera algo que “tuvieras” que hacer.

Es tan arraigado que, como comentaba Diego en la carta anterior, en “El Juego de la Vida” de Milton Bradley, la única posibilidad que tienes es seguir el libreto: Estudiar o no, conseguir trabajo, devengar de acuerdo al trabajo que escojas, casarte, tener hijos, pensionarte.  Bienvenido al juego de la vida.

¿Serás feliz? ¿Podrás cumplir tus sueños? No parece importante…

Así, cuando estés solo, te preguntarán que cuando piensas tener novia; si tienes novia, comenzarán a preguntar cuando te vas a casar; si te casas, comenzarán a decirte que para cuando el niño y si tienen un niño, te preguntarán que para cuando la parejita…  Por otro lado, cuando comiences a estudiar te cuestionarán cuándo te graduas, cuando te gradúes que cuando comienzas a trabajar, y así.

Por favor, Señor, no permitas que me meta en lo que no me importa.

Peor aún, si en algún momento llegas a desviarte del camino, como probablemente lo harás, la sociedad como un todo caerá sobre tí con piedras y antorchas a cuestionar tus decisiones.  ¿No eres heterosexual? ¿Quieres vivir en unión libre? ¿No quieres tener hijos? ¿Quieres ser independiente? ¿Dedicarte al hogar? ¿Cómo se te ocurre?

Lo peor es que no es culpa de nadie.  Todas y cada una de esas personas que te rodea de alguna forma quiere lo mejor para tí, y de alguna forma el cúmulo de valores que les fueron inculcados desde que eran muy pequeños dice que para ser feliz tienes que seguir ese libreto.  Cualquier alternativa es un riesgo que no se debería asumir, y el hecho de que tú u otra persona siga su propio camino -fuera de los límites del “libreto” -les preocupa sinceramente, porque de acuerdo a sus esquemas mentales, por ése camino no está garantizada su felicidad.

Sin embargo, como te lo he mencionado en las cartas anteriores, te puedo asegurar que puedes salirte del libreto y buscar el guión de tu propia vida, y si eres persistente y creativo, probablemente estarás bien sin importar que tu camino no concuerde con lo que la sociedad espera de tí.

Te quiere,

Papá

Anuncios

4 comentarios en “El Libreto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s