¿Y Si Fallo?

Hasta ahora todo muy bonito: Te he dicho -entre otras cosas -que te esfuerces todos los días, que no te rindas y que no te detengas por miedo a fallar.  Ante todo esto, hay una pregunta obvia…  ¿Y si a pesar de todo fracaso?

Primero que todo, quiero cambiarte la perspectiva en esto: Una cosa es fallar, y otra es fracasar.  Puedes fallar una y otra vez al intentar hacer algo, pero el fracaso como tal es algo mucho más global y definitivo.  Cuando te das por vencido y no continúas, cuando dejas que tu derrota te sobrepase, en ese punto has fracasado.  Antes sólo has fallado.

Y las fallas no son tan malas, especialmente porque todas traen consigo un aprendizaje.  De hecho, no hay una sola falla que no te traiga a su vez una oportunidad de aprender, o de mejorar.  En palabras de Henry Ford: “El fracaso es la oportunidad de volver a empezar, sólo que esta vez de forma más inteligente”; y a medida que aprendes de tus fallas, puedes hacer las cosas mejor cada vez.

Por otra parte, te voy a contar un secreto: El hecho de que tengas éxito o fracases en lo que sea que te propongas no necesariamente va a hacer que te sientas mal contigo mismo.  Es un fenómeno conocido como “Felicidad sintética”, y es el que hace que la gente diga “Me rompí una pierna, pero fue lo mejor que me pudo pasar”, “Mi novia me dejó, pero habría sido peor seguir con ella”, y cosas por el estilo.  Si no me crees, aquí hay un video que lo explica:

El hecho, entonces, es que no hay necesariamente nada malo con fallar: No sólo no va a disminuir tu ánimo a largo plazo (A menos que lo permitas, y eso será tema de otra carta), sino que te va a traer importantes lecciones para el futuro.

Sin embargo, quiero que tengas en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Falla pronto: Fallar sólo es malo en razón al costo que tiene.  Si le has invertido poco tiempo, dinero o esfuerzo a algo, no hay problema en fallar; pero si has invertido demasiado la falla se tiende a convertir cada vez más en fracaso.  No te estoy diciendo que no te esfuerces, sino que busques la forma más sencilla de hacer las cosas y de darte cuenta si tienen potencial de éxito, antes de meterle todo el esfuerzo.
  • Falla bonito: No dejes que la frustración saque lo mejor de tí.  No te pelees con nadie, ni te amargues por fallar.  Si no es nada de vida o muerte, date la oportunidad de divertirte con tus fallas, y de seguir adelante.
  • Aprende: Siempre, siempre, sácale el aprendizaje a tus fallas.  ¿Cuál fue la causa de la falla? ¿Cómo lo habrías podido hacer mejor? ¿Qué puedes hacer mejor la próxima vez que lo intentes? Créeme: Ésta herramienta será invaluable para que cada vez te vayas acercando más al éxito.

Y recuerda que casi nadie ha llegado al éxito inmediatamente, sin haber fallado ni una sola vez.  El camino al éxito está tapizado de fallas, y al final cada una de ellas se convierte en un escalón para seguir subiendo.

Te quiere,

Papá.

Anuncios

Un comentario en “¿Y Si Fallo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s