Y… ¿Por qué Stefan?

Para el momento en que escribo esta carta, varias personas me han preguntado ¿Por qué Stefan?  Supongo que en algún momento tú te preguntarás lo mismo.

Esto tendrá sentido más adelante

Podría comenzar por decirte que tu madre y yo teníamos que buscar un nombre que conjugara bien con tu apellido, de origen alemán, pero que también funcionara relativamente bien en un contexto de habla hispana, porque una de las cosas que no quiero que heredes de mí es el trauma de crecer con un nombre que casi nadie puede entender, y mucho menos pronunciar, sin mencionar escribir. Te podría decir que en cuanto la gente se enteró que ibas a ser un hombre, nos comenzaron a llover propuestas de nombres que ocasionalmente no le gustaban a tu madre, y que generalmente no me gustaban a mí.  Hubo propuestas interesantes, como Friedrich e Iker, que nos llamaron la atención, y propuestas que nos hicieron concordar en un “No” rotundo. Yo también hice varias propuestas, algunas de las cuales tuvieron en tu madre mayor eco que otras: “Ian” fue bien recibido, “Damián” no tanto (Definitivamente, los que hicieron “La Profecía” condenaron ese nombre).  Finalmente, me decidí a sacar un listado enorme de Internet para buscar un nombre que nos gustara a los dos. Y entonces, tu madre dijo “Stefan”, y fue el fin de la discusión. Ahora, podría continuar diciéndote que Stefan es una forma germánica del griego “Stefanos”, que significa Corona, y alegar que fue el nombre del primer mártir cristiano, de un eminente físico o de un escritor de libros de terror que me encanta.  Sin embargo, no puedo decir que algo de esto haya influenciado nuestra decisión. Stefan era un nombre que ya habíamos postulado desde hace años, y que creo que le gustó a tu madre…  tal vez porque así se llama también el hijo de una gran amiga que nos recibió en Suiza hace un par de años, o tal vez porque simplemente le gusta como suena. Por mi parte, debo confesar que el nombre se remonta a una de mis primeras sesiones de Dungeons & Dragons, en las que mi amigo Ricardo nos describió un Gran Ducado que era gobernado por un hombre justo que después de una gran guerra reclamó la independencia de sus tierras y se convirtió en Rey.  Su nombre era Stefan Karameikos, y desde que lo escuché, ése nombre se me quedó grabado en la memoria.

El Rey Stefan Karameikos (D.R.A.)

Y, hablando de mi amigo Ricardo, uno de los mayores contendores para convertirse en tu nombre fue también el nombre de uno de los personajes de Ricardo en Dungeons & Dragons: Illian.

Anuncios

3 comentarios en “Y… ¿Por qué Stefan?

  1. A mi me encantó ese nombre… Tendrá un segundo????
    Por otro lado, estoy de acuerdo en romper las tradición de nombres que solo nuestros padres pueden mencionar, yo que sufro con ese reto todos los dias puedo decir que le haces mas fácil la vida a tu hijo…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s