Serás Bueno

Cuando te hablaba de las expectativas, me centré bastante en que fueras feliz, pero soy conciente de que, entre líneas, te pedí también otra cosa: Que no pisotearas a nadie, que la fama -si la tienes -no se te suba a la cabeza, y que fueras una persona buena en términos generales.  Y es así: Quiero que seas feliz, pero no quiero que dejes de ser bueno.

Ahora, “ser bueno” puede significar cualquier cosa: Estoy seguro que muchos de los seres que son considerados los más abominables de la historia de la humanidad (Un Adolf Hitler, un Osama Bin Laden, un Nerón) se consideraban a sí mismos personas “buenos”.  Así que probablemente necesites un marco de referencia para saber lo qué es bueno y lo que es malo, algo que espero darte a lo largo de tu infancia, ojalá con el ejemplo y no sólo con mis palabras (Aunque sé que no será tan fácil como suena).

Sin embargo, aquí te dejo unas líneas guías que espero te sirvan para la vida:

  1. Respeta las normas que gobiernan el lugar donde te encuentres, tanto las normas expresas que se encuentran consignadas en leyes y otros estatutos, como las normas tácitas de la sociedad o la cultura en la que te desenvuelves.  Esto puede incluir preceptos religiosos, costumbres y demás.
  2. Procura en lo posible aportar algo a las personas que lleguen a tu vida, comenzando por las personas más allegadas.  Y no me refiero a que les des dinero, o regalos…  A veces sólo con escucharlos, devolver una sonrisa, dar un abrazo ya estás aportando lo suficiente.
  3. Trata, en lo posible, que tus palabras y tus acciones no afecten negativamente a los demás.  Si esto es inevitable (Porque a veces lo es), procura minimizar -o en lo posible compensar -el daño.  Para esto es importante que ejercites tu habilidad de ponerte en los zapatos de los demás, porque nuestra perspectiva es a veces un poco miope.
  4. Y, finalmente, cuando estés en duda, busca dentro de ti mismo esa sensación de que algo estás haciendo mal.  Con el tiempo te darás cuenta que generalmente si se presenta debes hacerle caso y tomar un rumbo diferente.

Ten en cuenta, sin embargo, algo importante: Si bien ser bueno, en términos generales, es importante, no implica que debas abandonar tu responsabilidad hacia ti mismo.  Las personas que se olvidan de sí mismos para dedicarse únicamente a los demás pueden vivir vidas felices y de gran significado, pero si alguna vez tienes que sacrificar tu felicidad por darte a otra persona, quienquiera que sea, por favor escoge ser feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s